Aliméntate sanamente durante los viajes de negocios

Redacción

09:00 | Sábado 04 de Octubre 2014

En sociedad con

Comer de forma nutritiva estando lejos de casa es posible si elegimos los alimentos correctos
Especial

Viajar por motivos de trabajo significa muchas veces enfrentarse a una agenda apretada plagada de reuniones con desconocidos, poco tiempo en habitaciones de hotel y largas horas de espera en los aeropuertos, lo que podría generar un gran estado de estrés.

Por lo anterior es importante elegir de manera cuidadosa los alimentos que se ingieren y asegurarse de estar aportando al cuerpo los nutrientes necesarios que brinden energía para cumplir todos los compromisos laborales.

Pese a estar lejos de casa es indispensable cumplir con el consumo de las tres comidas diarias, empezando por la más importante del día: el desayuno.

Y es que la clave para tener vitalidad y dinamismo para enfrentarse a cualquier tipo de situación que pueda surgir, es consumir un desayuno con una alta cantidad de nutrientes.  Una buena opción son los cereales Muesli de Alpen, que combinan pasas, avellanas, avena, almendras y frutos secos.

Esta mezcla de ingredientes, además de su rico sabor aportará una gran cantidad de proteínas y vitaminas,  beneficiando además la buena digestión durante el resto del viaje.

También se deben ingerir suficientes líquidos, especialmente durante y después del vuelo, ya que el organismo pierde agua debido a la presurización de la cabina.

A continuación conoce 5 sencillos consejos para tener un viaje sin contratiempos.

  1. Comidas saludables. Come frutas y verduras en abundancia, y modera el consumo de grasas, sodio y bebidas alcohólicas.
  2. Comida ligera antes de viajar. Consume ya sea ensalada, frutas, sopas de verdura o pollo asado.
  3. Consumo de cafeína. La cafeína en exceso contribuye a la deshidratación y altera el sueño, lo que podría repercutir negativamente en tu rendimiento físico.
  4. Desfase de horario. El desfase de horario trastorna los ritmos naturales del cuerpo, por ello cambia la hora de tu reloj al comienzo del vuelo y adapta tus horarios de comida.
  5. Da las tres comidas y cena ligero. Sigue tus horarios y esfuérzate por no saltarte ninguna comida, ya que podrías terminar comiendo en exceso  en la noche y de manera poco saludable.

También te puede interesar:

5 alimentos ideales para corredores

10 ventajas del desayuno americano