La palabra que puede incomodar a los sobrecargos

Eder Corona O.

07:13 | Viernes 25 de Septiembre 2015

Un asistente de vuelo puede sentirse incómodo si se refieren a él de esta manera, que de todos modos es aceptada
Especial
Este término además de anticuado puede resultar peyorativo

El trabajo de los sobrecargos involucra un constante intercambio verbal con las personas, sin embargo existen algunas palabras que les pueden resultar incómodas debido a que pueden considerarse peyorativas.

Es el caso del término “azafata” que en su descripción de la Real Academia de la Lengua tiene las siguientes acepciones:

  • 1. f. Mujer encargada de atender a los pasajeros a bordo de un avión, de un tren, de un autocar, etc.
  • 2. f. Empleada de compañías de aviación, viajes, etc., que atiende al público en diversos servicios
  • 3. f. Muchacha que, contratada al efecto, proporciona informaciones y ayuda a quienes participan en asambleas, congresos, etc.
  • 4. f. Criada de la reina, a quien servía los vestidos y alhajas que se había de poner y los recogía cuando se los quitaba.

Adrián Quiñones, quien se desempeña como sobrecargo de una aerolínea mexicana que opera vuelos a Estados Unidos, comenta que “No hay diferencia entre azafata y sobrecargo, sin embargo azafata lo relacionan con servir café”.

El profesional de la aviación añade que “sobrecargo es un término que tiene más renombre aunque en realidad es lo mismo, sólo que por cuestiones de ego a algunas azafatas no les gusta ser llamadas así”.

Quiñones cuenta que en ocasiones los asistentes de vuelo llevan ya tantos años de trabajo que olvidan su labor está relacionada con el servicio y la seguridad hacia los pasajeros.

También señala que sobrecargo es usado en mujeres por una cuestión de género: azafata es la palabra más usada para referirse a las empleadas femeninas, y sobrecargo para varones, entonces muchas profesionales de la aviación lo aprecian con una cuestión de igualdad de género.

Más profesional

El diccionario de la Real Academia de la Lengua también tiene acepciones específicas para el término de sobrecargo, aunque sus descripciones son más profesionales y dirigidas a un género especifico:

“1. m. Hombre que en los buques mercantes lleva a su cuidado y bajo su responsabilidad el cargamento.

2. m. Tripulante de avión que tiene a su cargo supervisar diversas funciones auxiliares.”

Como se aprecia y de acuerdo al diccionario oficial de la lengua española, tanto azafata como sobrecargo son válidas para dirigirse al personal de vuelo en los aviones, aunque el primero suena anticuado con las consideraciones explicadas.

También te puede interesar:

Memes muestran lado cómico de sobrecargos mexicanos

Así se divierten los sobrecargos cuando nadie las ve

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tags: