Escuela le niega la entrada a un perro guía

Begoña De Ubieta

08:32 | Martes 01 de Noviembre 2016

Ehlena Fryer no es la única a la que se le ha negado el derecho de compañía de su perro guía en una escuela a pesar de su discapacidad
Screenshot/YouTube
Ehlena y Wonder llevaron su pelea hasta la Corte Suprema de Justicia para lograr sus derechos de independencia

Ehlena Fryer tan sólo tiene 11 años de edad y hoy tendrá que enfrentar una batalla épica junto a su fiel ayudante "Wonder", su perro guía al que no se le permitió acompañarla a su escuela para ayudarla.

Su historia de discriminación no es la primera que niños como Ehlena con discapacidad han sufrido en escuelas públicas. El caso de ella fue escuchado justo en Halloween, y tendrá que ser decidido hoy, 1 de noviembre 2016, en la Corte Suprema de Estados Unidos.

La División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia de Estados Unidos, bajo la Sección de Derechos por Discapacidad, revisó las regulaciones del Acta de Discapacidad para Americanos conocida como ADA (servicios estatales y locales gubernamentales), publicando que a partir del 15 de marzo del 2011, solo los perros son reconocidos como animales de servicio bajo los títulos II y II de ADA.

En el informe se detalla que “Eeneralmente, entidades de título II y III deberán permitir a los animales guía acompañar a las personas con discapacidades en todas las áreas en donde miembros del público sean permitidos entrar".

La historia de Ehlena ha sido escrita con el matiz de coraje desde su inicio, cuando al ser adoptada for su familia en Brooklyn, Michigan, la comunidad se unió para ayudar a que la pequeña pudiera luchar por su independencia.

Con fondos donaciones mediante un torneo de baloncesto, en honor de Ehlena, su familia pudo adquirir el perro guía de la raza Goldendoodle llamado "Wonder", quien le ha dado a la niña la posibilidad de una vida más libre.

Su perro abre las puertas, enciende luces, le ayuda a quitarse la chamarra, recoger cosas del piso, y le ayuda a transferirse a la silla o al inodoro; esto le da a Ehlena otra calidad de vida como lo sugirió su pediatra. 
 

La objeción de la escuela fue que una maestra auxiliar podría hacer todas estas funciones y ayudar a Ehlena en la escuela. Aún y cuando se logró que Wonder acompañará a Ehlena durante un periodo de prueba a clases, no se le  permitió al perro cumplir con sus funciones de guía.

En el caso de Fryer la victoria significará mucho más que obtener el derecho a su independencia, sino también representará un cambio en el trato normal al que tienen derecho miles de personas afectadas por la discriminación injusta.

También le puede interesar:

Así es la espectacular biblioteca de Nueva York renovada

Más información de Educación:

www.viveusa.mx

Tags: