LMB arranca tras invierno de tropiezos

Redacción

06:00 | Viernes 31 de Marzo 2017

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 31 (EL UNIVERSAL).- El beisbol profesional de verano en nuestro país estuvo a nada de poncharse sin llegar al plato este año. Un receso invernal con turbulencias entre directivos amenazó la continuidad de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), que con algunos cambios en su reglamento y venta de franquicias, canta playball la noche de este viernes en ocho parques. A principios de año, la LMB se dividió en dos bandos por la polémica del límite de peloteros mexicanos con doble nacionalidad. Tras varias asambleas en las que se discutió el tema hasta casi llegar a un punto de quiebre, se decidió que las organizaciones podrán tener entre sus filas a cuanto elemento con esta característica deseen. El roster de jugadores se incrementó a 30, entre los que deberán estar por obligación dos novatos y podrán utilizar seis extranjeros. Debido a la lucha de intereses por el control de la LMB, el presidente de la liga Plinio Escalante solicitó dejar su cargo, pero su renuncia no se aceptó después de una votación. La falta de recursos económicos obligó a dos organizaciones a cambiar de sede. Los Broncos de Reynosa, acusados de faltar al pago de sus jugadores, fueron vendidos a un grupo de empresarios de León, que ahora los bautizó como Bravos. Los Delfines de Ciudad del Carmen se trasladaron a Durango con el apoyo del gobierno local del estado norteño. Virgilio Ruiz se mantiene como propietario. La histórica organización de los Tigres de Quintana Roo fue comprada por inversionistas que tienen a la cabeza al ex lanzador de los Dodgers de Los Ángeles Fernando El “Toro” Valenzuela. Para proteger el bolsillo de los peloteros, esta campaña la Liga Mexicana forzó a los 16 conjuntos a pagar una fianza de 15 millones de pesos que se utilizará en caso de que se detengan los pagos, como sucedió al final del año pasado con los Broncos de Reynosa. La multipropiedad se mantiene. Tres empresarios poseen más de un equipo. Alfredo Harp Helú es dueño de Diablos Rojos y Guerreros de Oaxaca; Gerardo Benavidez, de Pericos de Puebla y Acereros de Monclova y los hermanos Juan José y Érick Arellano Hernández, de Leones de Yucatán y Vaqueros Unión. Así, entre polémicas arranca la Liga Mexicana de Beisbol. Harán análisis en La Habana La Liga Mexicana de Beisbol anunció que tras la suspensión de seis meses que la WADA le impuso al laboratorio de Conade, los análisis antidopaje se llevarán a cabo en el Laboratorio de La Habana, Cuba, que cuenta con tecnología y aparatos de última generación. Esta campaña la LMB también contará con el uso de repetición instantánea para definir algunas jugadas, como cuadrangulares.