Los cabecillas del arbitraje

Redacción

06:00 | Viernes 31 de Marzo 2017

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 31 (EL UNIVERSAL).- Juntos lograron lo que ni el terremoto de 1985 pudo: parar el futbol mexicano. Lo hicieron para exigir respeto, luego de que sus compañeros Fernando Hernández y Miguel Ángel Flores fueran agredidos por Pablo Aguilar y Enrique Triverio, futbolistas de América y Toluca, respectivamente. Son los cuatro cabecillas del movimiento arbitral. Roberto García, Paul Delgadillo, Francisco Chacón y José Luis Camargo ejercieron el liderazgo que cimbró la llamada Liga MX. Más dentro de lo benéfico que tuvo para sus colegas, comparten un rasgo en común que no los deja muy bien parados, según fuentes consultadas por EL UNIVERSAL: suele no gustarles entrenar, son reacios al trabajo en campo y menos en el aula para preparar los juegos... Mucho menos viajar a Toluca, donde la Federación Mexicana de Futbol (FMF) tiene instalaciones para entrenar. Los consultados también afirman que los jueces que encabezaron el paro que postergó la jornada 10 del Clausura 2017 tienen resistencia a la búsqueda de mejorar. Exigen derechos y desdeñan las obligaciones. Estos tres silbantes centrales, más el asistente, son quienes mayores ganancias obtienen por juego: 38 mil pesos. Sin embargo, no piden mejores entrenamientos, mayor intensidad de los mismos, charlas técnicas con especialistas; buscan de una u otra manera evadir la preparación. El gremio arbitral no duda de la capacidad de los cuatro. Lo malo, según narran, es no querer ajustarse a un plan para acudir a Toluca a entrenar seis horas. Pidieron, mejor sólo tres días; luego, dos; después, ninguno. El distanciamiento que han tenido con el titular de la Comisión de Árbitros, Héctor González Iñárritu, es evidente. La causa: al momento de exigir capacitación, los silbantes paristas se quejan de lo que al final son sus obligaciones. Todo esto conlleva a que el próximo verano, de cara al Apertura 2017, “caiga la cabeza” del dirigente. La ruptura entre ambas partes es prácticamente irreconciliable, y al final, todo este movimiento ha exhibido a la Federación Mexicana de Futbol, que en poco más de año y medio ha tenido que doblar las “manos” ya en tres ocasiones frente a un gremio que ha demostrado ser el más fuerte entre todos los del futbol mexicano. Pero ¿Cómo es la personalidad de los cabecillas de la Asociación Mexicana de Árbitros (AMA)? Roberto García Orozco es quien mejor se expresa verbalmente. Es un mediador que sabe ser el enlace entre los federativos y sus compañeros. Líder indiscutible. Paul Delgadillo le hace segunda. Es más reflexivo. Un tipo pensante que sabe negociar. Entre él y García Orozco, no obstante, hay diferencias, golpes bajos, grillas. Describen las fuentes de este diario que Delgadillo vela más por tener un mayor salario. Francisco Chacón tiene ideas. Es metódico, un estratega. Al interior del gremio se ha ganado el respeto. Sus lesiones lo han alejado de las canchas. No quiere perder su categoría de árbitro internacional. Tiene importantes acuerdos con González Iñárritu para comprometerse al trabajo y no ser despedido. José Luis Camargo, el único asistente del movimiento encabezado por jueces centrales, es señalado como el mejor de todos, no sólo en México, sino en el mundo. Tiene un defecto: es el “guerrillero”. Le encanta tomar decisiones drásticas, reventar reuniones, convocar a paros. Él estuvo a punto de detener el balompié nacional en anteriores ocasiones. Es el huelguista, un hombre que tiene fe en que la combatividad y la beligerancia son vitales, más allá de la negociación. Los Datos ROBERTO GARCÍA OROZCO Roberto García es el líder indiscutible del movimiento arbitral. Su bagaje internacional le ha permitido aprender a expresarse verbalmente de manera excelsa, lo que lo hace ser la cara de la Asociación de Árbitros frente a los directivos. Actúa como el mediador de los silbantes y es quien mejor se lleva con los federativos, con quienes juegan “cascaritas”. 42 años de edad son los que tiene García Orozco. PAUL ENRIQUE DELGADILLO Junto con Roberto García, Paul Delgadillo es de los que encabeza al gremio arbitral. Tipo más callado, más serio, se le conoce por ser reflexivo y con gran capacidad para negociar, aunque no cuenta con la simpatía que proyecta, —de entrada—, su socio. Se ha distinguido por ser de los que pelea por mejores condiciones de trabajo para “los de negro”. 19 partidos internacionales ha dirigido Delgadillo. FRANCISCO CHACÓN Chacón es el veterano del grupo y, como tal, es de los más respetados por los silbantes, tanto por los de experiencia como por los más jóvenes. De él salen todas o la mayoría de las ideas para actuar en el grupo y, muchas veces, antes de tomar una decisión es consultado por la camarilla para saber por cuál lado llevar las negociaciones. 2003 fue el año en que Paco Chacón debutó como árbitro JOSÉ LUIS CAMARGO Todo grupo debe tener un rebelde, un extremista, y en este caso es el asistente José Luis Camargo. Dentro del medio arbitral le dicen el “Guerrillero”, porque siempre va a los extremos y en más de una ocasión estuvo a punto de comenzar una revuelta para pedir que los silbatos no suenen más en el futbol mexicano. El sábado estará en el Morelia vs. Guadalajara. 2 Copas del Mundo tiene en su palmarés Camargo.