Exhiben primeros testimonios de vida de judíos en América

Redacción

19:41 | Martes 04 de Abril 2017

CIUDAD DE MÉXICO, abril 4 (EL UNIVERSAL).- El Museo Memoria y Tolerancia recibió la exposición “El retorno a México. Manuscrito de Carvajal”, la cual reúne los manuscritos de Luis de Carvajal, "una pieza muy importante que habla de la diversidad cultural e histórica que constituye las profundas raíces de nuestro país”, manifestó Diego Prieto Hernández, director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).
Durante la conferencia inaugural, Prieto Hernández dijo que es una muestra de cómo los “lazos” de la rica cultura mexicana se extienden lo mismo hacia el pasado milenario de los pueblos prehispánicos, que a las antiguas culturas europeas o las civilizaciones de los africanos que llegaron al país en condición dolorosa, pero que ahora nutren el sabor y el saber de esta nación pluricultural.
A nombre de la secretaria María Cristina García Cepeda, el director del INAH agradeció al filántropo Leonard L. Milberg su generosidad y determinación para devolver a México este documento, al tiempo que reconoció el esfuerzo del Consulado General de México en Nueva York, y de las secretarías de Cultura y de Gobernación, para recuperar un patrimonio documental desaparecido hace aproximadamente 85 años.
Tras reconocer que esta donación y regreso a México del manuscrito se hace en honor del señor Rafael Kalach, miembro de la comunidad judía en México, Diego Prieto subrayó que el Manuscrito de Carvajal es un valioso documento de la historia, una crónica de un periodo fundamental para México y un tesoro documental que el país recupera para enriquecer la cultura y la herencia de todos.
Sharon Zaga, directora ejecutiva del Museo Memoria y Tolerancia, afirmó que el regreso del documento al país implica un importante ejercicio de la recuperación de la memoria, crucial en la narración de la historia de la intolerancia y también de la diversidad en México.
“Esperemos que el retorno a México del Manuscrito de Carvajal refuerce nuestro compromiso con el respeto a la diversidad y reactive todas las luchas encaminadas a la promoción y la defensa de la dignidad humana, la defensa del otro y el respeto de las diferencias que construye el real sentido de la palabra tolerancia”.
Rafael Kalach, a nombre de Leonard Milberg, donador del manuscrito, comentó que el filántropo neoyorkino se dijo orgulloso por regresar el importante documento a México, al que se refirió como un vecino maravilloso, un socio comercial y amigo de Estados Unidos, país que prosperó con inmigrantes, como su familia.
La exposición “El retorno a México. El Manuscrito de Carvajal” consta de tres cuadernillos pequeños que reflejan el primer testimonio de vida de la población judía en el continente americano; se trata del primer escrito que revela cómo una comunidad escondida vivió en lo que hoy es México.
Los tres manuscritos son de gran valor, en especial el denominado “Memorias de Luis de Carvajal”, un pequeño cuadernillo elaborado en papel de trapo (9 cm de ancho por 10.5 cm de largo) con 46 páginas, en el que el judío escribe su historia desde que sale de Europa hasta su llegada a la Nueva España, la vida de su familia en Veracruz y los momentos antes de ser apresado por la Inquisición y sentenciado a morir en la hoguera.
Los documentos fueron sustraídos ilegalmente del país en 1932 por Jacob Nachbin, de ascendencia judía, polaca, brasileña y estadounidense, y habían permanecido fuera de México más de ocho décadas. Tras ser recuperados son exhibidos en el citado museo para, posteriormente, estar bajo el resguardo de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia (BNAH).