Filarmónica de Querétaro festejará en medio de crisis

Redacción

06:00 | Sábado 08 de Abril 2017

Rocío G. Benítez
CIUDAD DE MÉXICO, abril 8 (EL UNIVERSAL).- El 29 de abril estaba programado en el Palacio de Bellas Artes un concierto para celebrar los 25 años de la Orquesta Filarmónica del Estado de Querétaro (OFEQ), pero ante el problema que enfrenta la agrupación, una deuda de ocho millones y medio con el SAT y la ausencia de un director, se canceló el concierto, aunque sí habrá una presentación especial para festejar los 25 años y será en Querétaro, durante la temporada otoño-invierno.
La situación actual de la agrupación es de reorganización y ahorro total, pero continuará con su figura de asociación civil aunque se eliminará el puesto de director titular, que tenía un sueldo de 107 mil pesos mensuales; y se contratará por 50 mil pesos a un director artístico.
La deuda con Hacienda se deriva de las malas administraciones de José Guadalupe Flores, quien legalmente sigue siendo director titular de la orquesta, pero este mismo mes debe renunciar al puesto, dijo Alberto J. Echazarreta, presidente del Consejo de Administración de la Orquesta Filarmónica del Estado de Querétaro.
Contratación de directores huéspedes y músicos solistas invitados fueron gastos que provocaron el déficit, además de crear eventos con “expectativas falsas”, como el concierto de El TRI en 2016, que por el repentino cambio de sede tan sólo registró 700 mil pesos de ingresos.
Las grabaciones de discos también aumentaron la deuda, y hoy en día tienen 16 mil discos en bodega. Los músicos, quienes revelaron malos tratos por parte del director José Guadalupe Flores, también recibieron la visita de un “emisario” de la Secretaría de Cultura de Querétaro que les dijo: “Señores, el barco se está hundiendo, aquí está el bote salvavidas, se quedan o se van”.
Ese “emisario” también informó a los músicos que tendrían que dar 100 conciertos al año, esas razones llevaron a los miembros de la orquesta a pedir al empresario Alberto J. Echazarreta, fundador de la OFEQ como asociación civil, regresar a Querétaro para rescatar el “barco”.
Echazarreta regresó y recientemente fue ratificado como presidente del Consejo de Administración de la OFEQ, ante los músicos y teniendo como testigo a Paulina Aguado Romero, secretaria de Cultura de Querétaro.
“Tengo la capacidad y la experiencia para sacar adelante a la orquesta”, expresó el empresario; su plan es eliminar dobles puestos que tenían algunos empleados, además de quitar los bonos “a discreción” que se otorgaban a músicos o personal administrativos.
Después de 19 años al frente de la OFEQ, José Guadalupe Flores dejó de asistir a los ensayos y conciertos programados a petición de los mismos músicos, quienes lo acusaron de maltratos, acción que Flores consideró sólo como exigencia para desempeñar mejor su trabajo.
La primera encomienda de Echazarreta será pedir la renuncia de Flores, a quien, comentó, no se le juzga su calidad artística, incluso el propio empresario le pidió a tocar en el concierto programado en el Palacio de Bellas Artes “y salir por la puerta grande”, pero el director se negó.