Una latina en la Casa Blanca

Redacción

06:00 | Miércoles 12 de Abril 2017

CIUDAD DE MÉXICO, abril 12 (EL UNIVERSAL).- Pese a que la política y las discusiones surgen al momento de hablar de Donald Trump y su relación con los latinos, no es lo mismo para todo el mundo, prueba de ello es la relación que su hija Ivanka mantiene con la mexicana Alexa Rodulfo, su maquillista de cabecera desde hace más de 13 años.
Considerada por muchos como “uno de los secretos mejor guardados de la gran manzana”, la make up artist cuenta entre sus clientas —y también amigas— a Lauren Santo Domingo, Carolina Herrera y su hija Carolina Adriana, pero sin duda uno de los nombres que más resalta en su amplia lista es el de Ivanka Trump.
En entrevista para EL UNIVERSAl, Alexa explica cómo ha sido trabajar con una mujer tan mediática como lo es la hija del presidente, recordar sus inicios y adelanta un poco sobre lo que quiere conseguir en el futuro.
“La mayor satisfacción que tengo es dedicarme a lo que más me gusta en la vida, lo cual considero un verdadero regalo. Cuando uno se enfoca en el trabajo y desarrollar el talento, todos los esfuerzos se dirigen a mejorar tu labor cada día. Algo muy importante que todos los seres humanos debemos defender siempre es la libertad de expresión”, afirma respecto a lo que le ha dejado comenzar su carrera cuando sólo tenía 16 años y cómo es que navega entre las críticas.
Para la originaria de Ciudad Juárez, quien radica desde hace más de 12 años en Nueva York, es un honor tener la oportunidad de trabajar con personalidades de diferentes ámbitos como diseñadores, actrices, fotógrafos y modelos de renombre mundial, y considera que si algo no permite que forme parte de su trabajo es tener miedo cuando depositan la confianza en ella.
“Es un término que no me gusta utilizar. Podría sentir ansiedad o incertidumbre, pero siempre trato de ponerle el nombre correcto a la sensación que experimento. Cuando haces lo que te gusta y tu trabajo te apasiona, lo último en lo que piensas es en el miedo, pues te paraliza, te limita y, para mí, en el trabajo no hay límites”.
Agrega: “Todas mis clientas ocupan un lugar especial porque he podido compartir con ellas momentos importantes en sus vidas y eso lo valoro muchísimo”, considera, sin tratar de hacer distinciones, aun cuando entre sus clientas se encuentran mujeres como Aerin Lauder o Wendy Murdoch.
Afirma que Ivanka es alguien que sabe lo que busca, mas no por ello se niega a escucharla cuando tiene algo que recomendarle al momento de trabajar juntas. “Hace 13 años trabajamos por primera vez y, desde entonces, su calidez como persona ha sido la misma. Ella sabe lo que quiere y te lo hace saber, pero siempre está abierta a recibir sugerencias. Como sucede con todas mis clientas, ellas han tocado mi vida de una manera especial y agradezco la confianza que depositan en mí”.
Al cuestionarle sobre la posibilidad de algún día maquillar a alguna personalidad de México como Angélica Rivera, Thalía o Salma Hayek, Rodulfo subraya que, sin importar quién se ponga en sus manos, siempre son personas que puede llegar a admirar.
“En mi trabajo he tenido la fortuna de maquillar a mujeres de ámbitos distintos y a todas las encuentro admirables porque son líderes en lo que hacen”.
“En mi carrera he tenido la oportunidad de realizar proyectos que me llenan de orgullo. Acabo de trabajar con parte del elenco de la película Ocean’s Eight y he hecho portadas y editoriales de moda para Vanity Fair, Harper’sBazaar, Vogue, T Magazine del New York Times y Self, entre otros. Como alguien que se desenvuelve en un ámbito creativo siempre es un incentivo que se presenten oportunidades para detonar tu talento”, explica.
Para la maquillista, la belleza no es algo que siempre salte a la vista y para ella la naturalidad siempre será su elemento más valioso.