Ernesto Contreras sale de su zona de confort

Redacción

06:00 | Viernes 14 de Abril 2017

CIUDAD DE MÉXICO, abril 14 (EL UNIVERSAL).- Salir de su zona de confort y explorar nuevos lenguajes para contar historias, es lo que ha movido a Ernesto Contreras al momento de elegir proyectos como la película “Sueño en otro idioma”, o la serie “El Chapo”, que se estrena el 23 de abril en Estados Unidos por Univisión.
“Ha sido un proceso de mucho crecimiento para mí como director, finalmente es contar otras cosas, enfrentarme a otros formatos, a ver qué tal”.
El director de películas como “Párpados azules” (2007) o “Seguir siendo: Café Tacvba” (2010), explicó que la oportunidad de entrar a las series, un formato que para él está marcando la pauta en la televisión, llego de manera sorpresiva y no quiso desaprovechar la oportunidad.
“Me pareció que había una propuesta muy interesante en cómo contarla y hacerla. La primera temporada la dirigí con José Manuel Cravioto, con el que he hecho otros proyectos”. Como en sus otros trabajos, Contreras dijo haber asumido el compromiso de dirigir “El Chapo”, con el objetivo de encontrar los motores que mueven a los personajes, al igual que sus contradicciones.
Suma otro premio.
Este jueves, a Ernesto Contreras y a todo el equipo de la película “Sueño en otro idioma”, les fue entregado el Premio Guerrero de la Prensa, que otorga la Red Mexicana de Periodistas Cinematográficos; y que por ausencia no pudieron recibir en la pasada edición del Festival de Internacional de Cine de Guadalajara, que se llevó a cabo del 10 al 17 de marzo.
“Estoy muy agradecido y orgulloso por este reconocimiento, me parece que el apoyo de la prensa siempre es muy importante para nuestras películas y es una forma de que la gente se entere de ellas”.
Este largometraje, que aborda la historia de dos hombres que llevan 50 años sin hablarse y que además son los únicos habitantes en un poblado de Veracruz que hablan la milenaria lengua Zikril, que está a punto de extinguirse; ya ha sido ganadora del Premio del Público en la categoría World Dramatic Competition, en el Festival de Cine de Sundance, pero aún le queda camino por recorrer, según señaló su productora Mónica Lozano.
“Es un proyecto muy independiente que va a tener su estreno comercial en el otoño, ya fue comprada para Estados Unidos, se ha vendido para otros territorios. La película tiene ángel, una estrellita, espero que tenga mucho camino, y este premio viene a legitimar que es una cinta importante que hay que apoyar”, dijo la productora.
Lozano comentó que desde un principio sabía que esta película era de nicho, pero considera que sí hay un público que va a querer verla por muchas razones.
“Es auténtica, emotiva, entrañable, el trabajo de los actores es con mucha verdad, quienes la ven no lo hacen pensando que es un película sino una historia verdadera, habla de la aceptación y todo eso conecta al público con sus realidades, creo que por ahí está el éxito”, apuntó.