Si Veracruz baja, pierde más que la categoría

Redacción

06:00 | Viernes 21 de Abril 2017

CIUDAD DE MÉXICO, abril 21 (EL UNIVERSAL).- En octubre de 2016, el Órgano de Fiscalización Superior de Veracruz (ORFIS) comenzó a investigar el contrato de comodato que el gobierno de Javier Duarte le concedió a Fidel Kuri Grajales y su empresa Promotora Deportiva del Valle de Orizaba para que explotara la marca Tiburones Rojos y utilizara el estadio Luis “Pirata” de la Fuente.
Una auditoría realizada por el Órgano de Control Interno del gobierno estatal reveló que el Congreso veracruzano autorizó, en diciembre de 2015, ceder en comodato a los Tiburones y en abril de 2016 se renovó el contrato, aunque desde 2013, Kuri Grajales ya manejaba el equipo.
Por otra parte, en diciembre de 2015, el pleno del Congreso autorizó al titular del Poder Ejecutivo [Javier Duarte, ex gobernador], otorgar en comodato a favor de “Promotora Deportiva del Valle de Orizaba, A. C.”, propiedad de Kuri, el estadio Luis “Pirata” de la Fuente y las instalaciones que lo integran, ubicado en el Paseo Jacarandas y Paseo Jardín, Fraccionamiento Virginia, de la ciudad de Boca del Río. Así también las del Centro de Alto Rendimiento, ubicado en la carretera Paso de Ovejas/Veracruz y permitir el uso de la marca, el nombre y el logotipo “Tiburones Rojos de Veracruz”. Con la única condición de que el equipo permanezca en Primera División.