Luis Gerardo Méndez “se parte la cara” por el cine

Redacción

06:00 | Viernes 21 de Abril 2017

César Huerta Ortiz
CIUDAD DE MÉXICO, abril 21 (EL UNIVERSAL).- Levantarse temprano y correr seis kilómetros, desayunar y tomar una siesta, entrenar box, volver a comer, otra siesta y después hacer pesas. Así fue la rutina de Luis Gerardo Méndez durante varias jornadas, todo para poder meterse al personaje principal de “Bayoneta”, su nueva película.
En este filme, cuyo rodaje concluye esta semana tras filmar gran parte en Finlandia, interpreta a un pugilista autoexiliado en ese país europeo.
“Ha sido rudo, particularmente las últimas tres semanas, antes de filmar las peleas, fueron vivir como un boxeador”, dice Méndez. También es la primera vez que el protagonista de “Nosotros los nobles” y “Club de cuervos” ha recibido y dado golpes en su vida. En un entrenamiento se descuidó y estuvieron a punto de romperle la nariz, relata.
“¡O enderezármela, mejor dicho!”, bromea en un receso del rodaje. El actor se encuentra a un costado del ring en la Arena Neza, en ese municipio mexiquense, donde acaba de concluir una pelea de box.
“Me ha tocado conocer a muchos campeones, ex campeones y especialmente a gente que va al gimnasio y que quiere ser boxeador y se parte la cara todos los días en las peleas donde les pagan 2 mil pesos por desfigurarle el rostro. Es un camino muy particular y muchas veces es la única salida para ciertos barrios”.
Dirigida por Kyzza Terrazas (“El leguaje de los machetes”), la cinta gira en torno a Miguel “Bayoneta” Galindez, un pugilista fuera del país.
“Las historias de los boxeadores, como de futbolistas, de personas que hacen deporte y muchos oficios, suelen ser similares, de momentos que tienen un gran éxito y un declive, pero aquí lo que nos interesaba era agarrar a este personaje y revelar que tuvo una época exitosa y ahora está en un lugar ajeno y frío, para ir develando lo que le pasó”, expresa Terrazas.
La cinta está hablada en inglés, idioma que el elenco y realizador domina. Se prevé que sea estrenada en 2018.