La edad no impide a estos luchadores alargar su leyenda

Redacción

17:41 | Viernes 28 de Abril 2017

CIUDAD DE MÉXICO, abril 28 (EL UNIVERSAL).- Su cuerpo ya no responde con la misma velocidad, ni qué decir de sus reflejos, los cuales han perdido velocidad, pero el amor por subir al encordado se mantiene... Al igual que el deseo de alargar su leyenda.
Son los luchadores que todavía roban aplausos, pese a no tener una edad que suele considerarse apta para la práctica a plenitud de un deporte.
Con 74 años de edad, el potosino Mil Máscaras sigue vigente. Su carisma continúa intacto y se presenta en algunas arenas mexicanas. En Japón y Estados Unidos cuenta con un gran cartel, además de que se mantiene como un rival complicado de superar. La falta de potencia física la suple con experiencia y cátedras de cómo aplicar llaves.
Uno de sus principales rivales, Canek, quien tiene 10 años menos que él, tampoco se ha retirado. Se mantiene como cabeza de funciones independientes y su gran conexión del público le mantiene como gran imán de taquilla.
Atlantis, llamado el "Ídolo de los Niños", tiene 54 años de edad y como parte importante del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL). Pese a que ha tenido una etapa como rudo, su carisma es enorme y hoy por hoy puede considerársele el dueño de la tapa más preciada dentro de esa empresa.
Con la misma edad, el Pirata Morgan continúa como uno de los principales íconos de la rudeza en México. Él no tiene problemas; al contrario, le encanta compartir el cuadrilátero con sus hijos.
El Negro Casas (56 años) es otro de esos gladiadores que se mantiene en el gusto del público, pese a tener vocación ruda.