“Hasta en el hospital piensan que soy doctor”

Redacción

06:00 | Domingo 30 de Abril 2017

Sughey Baños

CIUDAD DE MÉXICO, abril 30 (EL UNIVERSAL).- Están por cumplirse 30 años desde que Jorge Ortiz de Pinedo se puso una bata blanca y se colgó un estetoscopio al cuello para dar vida al doctor Cándido Pérez en una de las series más exitosas de Televisa en la década de los 80, y el actor y productor asegura que aún en la actualidad lo siguen identificando con este personaje y hasta lo llaman doctor.
“Me siguen diciendo así, a mí me dicen doctor, hay lugares donde no me cobran porque soy doctor, llego a nutrición (Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán) y paso como si fuera uno.
“Creo que Cándido se volvió un personaje entrañable, porque a pesar de que era un coqueto y pícaro, nunca engañó a Silvina porque la amaba y cuando se decidía llegaba la sirvienta y le echaba a perder todo, eso hizo que la gente lo quisiera mucho”.
Hay una discrepancia en la fecha que comenzó transmisiones, si fue el 8 de julio de 1987 o de 1988, lo cierto es que fueron seis años de una serie que marcó una época y que vio su fin el 13 de julio de 1993.
Abel Santacruz escribió la historia de Especialista en señoras para su esposa y se grabó primero en Argentina con éxito, pasados unos años Valentín Pimstein le compró la historia para hacerla en México, pero después de cinco pilotos, donde actores como Gonzalo Vega, Andrés García, Héctor Suárez y Julio Alemán hicieron su versión de Cándido Pérez, algo no acababa de convencer al productor, por eso le pidió como un favor a Jorge Ortiz de Pinedo le ayudará a hacer una prueba más.
“Al terminar el piloto Valentín me dijo: ‘a ver ¿por qué no me gusta?’, le contesté: ‘porque no lo están haciendo en comedia, lo están haciendo como si fuera una telenovela y esto no lo es, esto es una comedia abierta, ningún doctor va a decir las babosadas que dice Cándido Pérez, entonces tiene que ser algo que sea mucho más divertido e ilógico’”, contó.
Fue entonces cuando Pimstein y Víctor Hugo O’Farrill, ambos productores de Televisa en ese entonces, decidieron darle la oportunidad a Ortiz de Pinedo de adaptar, dirigir, producir y actuar esta historia, por sugerencia del mismo actor.
“Les dije: ‘si el programa no sale bien yo soy el culpable, pero ¿si sale bien? Yo soy el que le atino, y no tengo a quién echarle la culpa si algo sale mal”.
Entre los cambios que el patriarca de los Ortiz de Pinedo hizo, fue el conformar un elenco integrado por maestros en la comedia como María Luisa Alcalá, Lupita Vázquez, Martha Ofelia Galindo, David Villalpando, Gonzalo Correa y Juan Verduzco. Nuria Bages fue la única actriz dramática en el proyecto, como una forma de equilibrio; además de que incluyó público en las grabaciones para dar un ambiente teatral a la historia.
“Hicimos el primer piloto, lo vieron y me pusieron al aire, de inmediato se convirtió en número uno, pero les dije: ‘espérense, eso sólo lo hice como una muestra, lo voy a perfeccionar – No, no, va así, déjalo está buenísimo’, ¿cuál fue el secreto? Que puse público en el estudio, como eran actores de teatro pensé, vamos hacer teatro en televisión, entonces lo ensayamos como teatro, en dos o tres días nos aprendimos el libreto, montamos nuestro sketch de 22 minutos, puse 300 personas en una sillas en el estudio y fue un exitazo, algo que nunca nadie ha podido hacer nuevamente”, aseguró.
Fórmula que tuvo tal aceptación, pese a que los errores, tropiezos y hasta las bromas que se hacían entre ellos, quedaron en la grabación por hacerse sin cortes; que Cándido Pérez tuvo giras por toda la República con una versión teatral, que lo mismo llegaba a teatros del pueblo que palenques, también tres películas y hasta el ofrecimiento para Ortiz de Pinedo de viajar a España o Brasil para realizar nuevas versiones de esta historia, algo que declinó porque estaba pasando una buena racha y prefirió seguirla aprovechando, porque fue gracias a este proyecto que el entonces presidente de Televisa, Emilio Azcárraga Milmo, le dio carta abierta para hacer shows como Los comediantes, Hasta que la muerte nos separe y Juntos pero no revueltos, entre otros.
“Todos los programas se volvieron éxito, ahorita hay nueve series de Jorge Ortiz de Pinedo que se transmiten por los canales de Televisa: Cándido Pérez, Los comediantes, Qué madre tan padre, La casa de la risa, La escuelita VIP, Durmiendo con mi jefe, en fin, estoy repetido por todos lados, sin hacer nada en televisión creo que soy más famoso que antes y la gente me quiere mucho, porque para una generación soy Cándido, para otra Jorgito del Mazo Geis y para ésta, Plácido López”.
El volver a hacerlo nunca estuvo en sus planes, primero porque la televisión ha cambiado mucho, desde nivel tecnología hasta la forma en que los actores interpretaban, pero sobre todo la familia de Cándido ya está incompleta debido a la muerte de María Luisa Alcalá, Alejandra Meyer y Lupita Correa, su empleada doméstica, su suegra y su nuera respectivamente en la serie.
“Los éxitos son éxitos y así se deben quedar, las segundas partes nunca fueron buenas. Guardo mucho cariño por Cándido, porque fue un personaje que me hizo muy popular, ya tenía trayectoria pero Doctor Cándido Pérez es el primer programa que explota y se va a toda América Latina y se convierte en un ídolo de Hispanoamérica”.