La compañía Antares Danza Contemporánea celebra 30 años

Redacción

06:00 | Miércoles 03 de Mayo 2017

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 3 (EL UNIVERSAL).- Antares Danza Contemporánea, compañía independiente radicada en Hermosillo, Sonora, se ha dedicado durante 30 años a indagar en las pasiones y en la animalidad del alma humana para para trasladar sus hallazgos al escenario, de la mano de su director y fundador Miguel Mancillas (Hermosillo, Sonora, 1963).
A lo largo de tres décadas, la compañía, según el crítico de danza Juan Hernández, se ha caracterizado por ofrecer a la escena dancística nacional un lenguaje escénico que apuesta siempre por evolución, “debido al talante ideológico de su director artístico, en quién debemos reconocer la contención del desbordamiento emocional o dramático en escena, para dar espacio a la reflexión y al abordaje intelectual (es decir, el ejercicio de la inteligencia) en el acto creativo”.
Estos 30 años, dice Mancillas en entrevista, han implicado, sobre todo, mucho trabajo desde todas las aristas posibles: “Los grupos independientes debemos encargarnos de todo, no sólo de bailar. Así que estamos algo locos pero bastante felices. Llegar a este aniversario es reflejo de gran dinámica del grupo que somos”.
Para Mancillas han sido 30 años de sobrevivencia. Un periodo que también les ha permitido ser testigos de cómo en México, paralelamente al aumento de la violencia y del horror que deja el crimen organizado, disminuyen los apoyos y el fomento al arte y la cultura.
“Vivir en una sociedad que no es capaz de generar un contraste, es una sociedad que está cometiendo un error. Los recortes hacia el sector cultural han sido drásticos, los festivales artísticos y de danza están despareciendo o se han convertido en espacios que se mantienen de las propias compañías”, advierte el coreógrafo.
Entre las obras más representativas de la compañía se encuentran Ángel (1987), Ese lado del tiempo (1989), Vestigio (9 minutos después) (1995), Tiro al blanco, historia por entrega (1997), Disertaciones (1998), Cielo en rojo (2004), Tu hombro (2007), Que no descubran tu nombre (2012), Pliegues (2014) y Los descalzos (2016).
Y como parte de los festejos llevarán a escena algunas de estas piezas emblemáticas a diferentes foros del país, incluso a espacios no convencionales; así como al Palacio de Bellas Artes, en donde se presentarán el jueves 27 de julio a las 20 horas con Los descalzos, obra que juega con las referencias de la nostalgia y la identidad mexicana.
A la distancia, Mancillas recuerda: “Nos juntó lo lúdico, lo divertido que podía darte el arte porque así se abren muchos caminos. Una cosa es tomarnos en serio lo que hacemos y otra cosa es convertirte en una compañía solemne, que no es capaz de jugar. Para mí, la compañía se ha mantenido fluida y espontánea que sigue siendo capaz de jugar y de bailar como un acto amoroso”, sostiene.
La compañía se ha presentado en Europa, Asia, Canadá, Estados Unidos y América del Sur; ha obtenido diversos reconocimientos entre los que se encuentran el XVIII Premio INBA-UAM, 4to. Concurso Continental de Danza, Premio Miguel Covarrubias y SOMEC-VITARS. Mantiene constantes intercambios pedagógicos internacionales y Núcleo-Antares escuela de danza contemporánea es un importante centro de formación dancística.
Además, pese a tener su sede en Hermosillo, ha sido capaz de mantener importantes vínculos y presencia en toda la República Mexicana.
“Me da terror pensar en que a una institución le dé lo mismo que una compañía siga o desaparezca, que al mismo gremio dancístico le dé igual. Aunque esto, por desgracia, ya nos ha pasado cuando desapareció Ballet Teatro del Espacio o el Festival Lila López que ha tenido cambios. En estos tiempos de crisis es cuando más tenemos que reafirmar que la cultura sí importa, sí es necesaria y que sí tenemos que seguir apostando por ella”, expresa.
Y añade: “Hoy vivimos en otro contexto, pero aunque existan otras alternativas para estar en contacto con el público como las redes sociales, no me parece que estén siendo efectivas. Y, paralelamente, el discurso en la danza parece apostar por la innovación pero desde la mercadotecnia y no desde la creación. Nosotros, como gremio, deberíamos tener espacios de reflexión para abordar este tipo cuestiones”.
Mancillas se ha destacado como uno de los mejores coreógrafos de su generación y espera presentar Los descalzos de reciente creación ante un público dispuesto a dialogar con la propuesta de una sólida compañía.