James Joyce para millennials

Redacción

06:00 | Jueves 11 de Mayo 2017

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 11 (EL UNIVERSAL).- Tenoch Huerta ve en el cine su terreno natural para desarrollarse como actor, pero el teatro guarda para él una mezcla de desafío, temor y la adrenalina que le ayudan a recordar porqué se sube a un escenario; por eso decidió formar parte de la obra “Los Exiliados”, de James Joyce, que se encuentra en temporada en el Teatro El Granero.
“Para mí esto es muy complicado, no estoy acostumbrado, no conozco el lenguaje, las convenciones, estoy aquí aprendiendo, tengo tres actores maravilloso enfrente y además un gran director, un buen texto y un equipo de primera línea, yo vengo y aporto de donde puedo y a cambio estoy recibiendo un montón de cosas”, explicó Tenoch.
Verónica Merchant, Carmen Mastache y Pedro de Tavira acompañan a Tenoch en esta puesta en escena que dirige Martín Acosta, quien tenía más de dos décadas tratando de llevar a escena la única obra de teatro de Joyce.
La puesta aborda la historia de cuatro personas que podrían ser traicionadas, entre ellas Richard el alter ego del escritor en la trama; por lo que han decidido vivir errantes y solitarias aún estando juntas.
“Los personajes viven en la duda, parecería que son adictos a ella, la idea de la infidelidad es sumamente poderosa y va a aplastar de alguna manera el alma de todos los personajes”, señaló Martín Acosta.
Huerta consideró que esta puesta puede conectar con el público joven, porque están pasando por una etapa en la que se preguntan y dudan de todo.
“Las nuevas generaciones se están reinterpretando un montón de cosas, como el amor y las relaciones personales, privilegian la inmediatez y las relaciones cortas”.
Tenoch explicó que a través Robert, el personaje que le tocó interpretar, el autor plantea la teoría de que la monogamia es algo antinatural.
“Defendiendo la contraparte, cuando tú amas alguien profundamente es difícil compartirla, uno sufre si el otro se va con otra persona y creo que la obra plantea justamente esa duda, ¿qué tan libres podemos ser de compartirnos?”, argumentó Verónica Merchant.