Recrean los primeros instantes del Universo

Redacción

06:00 | Viernes 12 de Mayo 2017

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 12 (EL UNIVERSAL).- Un grupo multiinstitucional de mexicanos que trabaja en un experimento del Gran Colisionador de Hadrones en la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN), Suiza, obtuvo durante una colisión de protones la formación de un plasma altamente denso y caliente conocido como quark-gluón, que era la forma primaria en la que se encontraba el Universo apenas unas millonésimas de segundo después de ocurrir la gran explosión del Big Bang, de acuerdo con expertos.
El reciente hallazgo fue publicado en la revista Nature Physics, donde se explica cómo los científicos detectaron la presencia e incremento de partículas con quarks extraños, los cuales son más pesados y difíciles de producirse en las colisiones.
En conferencia de prensa, Ildefonso León Monzón, investigador de la Universidad Autónoma de Sinaloa, aseguró que la relevancia de este descubrimiento es que, aun cuando ya se había logrado crear este plasma con iones de plomo, nunca antes se había hecho con protón-protón. “Esto permitirá que el análisis sea más simple y por lo tanto la precisión sobre el conocimiento de este estado del plasma será más exacto. Las imprecisiones en iones pesados son muy grandes comparadas con las de protón-protón”.
Gerardo Herrera Corral, secretario académico del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) Zacatenco, del Instituto Politécnico Nacional (IPN), comentó que actualmente “no hay ningún modelo teórico que prevea el crecimiento o el aumento en la producción de extrañeza en protón-protón, habrá que trabajar en esa dirección para poderlo entender”.
Por el momento, el hallazgo sólo tiene que ver con la investigación básica, en donde el objetivo es entender el origen del Universo, hasta ahora no tiene una aplicación tecnológica, “pero estamos seguros que esto acabara en alguna aplicación, lo sabemos porque así ha sido. Cuando se descubrió el electrón solo era una curiosidad y actualmente no podríamos vivir sin los electrones, son los que hacen posible la luz y que las cámaras funcionen, así que sí, seguramente servirá para muchos desarrollos tecnológicos en el futuro”, explicó Herrera Corral.
El futuro en el CERN. El secretario académico del Cinvestav contó que hace algunas semanas Enrique Cabrero Mendoza, director del Consejo Nacional para la Ciencia y Tecnología (Conacyt) visitó las instalaciones del CERN para revisar los proyectos, firmar convenios y evaluar cual será el papel que México jugará en el futuro.
“Una de las cosas que platicamos con el doctor Cabrero fue la posibilidad de que México se involucre en el proyecto que viene después del Gran Colisionador de Hadrones. El CERN tiene una propuesta que es el Future Circular Collider (FCC), un anillo que va a tener 100 kilómetros de perímetro, de tal manera que el Gran Colisionador de Hadrones solamente será un inyector para el FCC y es el mejor momento para que México se involucre en un proyecto de este tipo, es muy ambicioso, no es un hecho, es una propuesta del CERN, ya que los chinos tienen otra propuesta muy competitiva y veremos cuál de las dos sobrevive. Nosotros vamos con la propuesta de Europa y para esto sirvió la visita del doctor Cabrero al CERN y veremos de qué forma México puede participar en el proyecto, explicó el investigador mexicano.
Por ahora el Gran Colisionador de Hadrones es el acelerador más grande del mundo. Es un gigantesco anillo que está a más de 100 metros por debajo del nivel del suelo con un perímetro de casi 28 kilómetro que rebasa la frontera entre Francia y Suiza.