Violencia en el futbol: todos son responsables

Redacción

06:00 | Martes 16 de Mayo 2017

Mauricio Gutiérrez y Christian Mendoza
CIUDAD DE MÉXICO, mayo 16 (EL UNIVERSAL).- Mientras la Ciudad de México dio ejemplo en el cumplimiento de los protocolos de seguridad en los estadios de futbol, la violencia se hizo presente en algunas partes del país durante la actual temporada.
Cuando Pumas recibió al América el 19 de marzo pasado, la Secretaría de Seguridad Pública de la CDMX implementó un dispositivo de más de 5 mil policías. Partido catalogado de “alto riesgo” por la hostilidad entre las porras, la cual ha hecho que los jugadores de las Águilas lleguen al Olímpico Universitario en camionetas blindadas.
Para el Clásico Regio en el nuevo estadio de Monterrey, por los cuartos de final del Clausura 2017, las medidas fueron rebasadas por la hinchada local, que al finalizar el partido, que significó la eliminación de la Pandilla, provocó riñas que con saldo de 33 detenidos, un civil y dos policías lesionados. Para ese choque del 13 de mayo, el municipio de Guadalupe anunció un operativo con apenas mil 500 elementos.
Incluso, el presidente de los Tigres, Alejandro Rodríguez, aseguró que “el aficionado tigre no insulta ni agrede”. Con otra mancha más de violencia en el balompié nacional, ¿quiénes son los responsables?
“Es lamentable, cómo es posible, sabiendo cómo son las porras, que en un Clásico no haya medidas adecuadas, eso me indica el desinterés de la directiva de los equipos y en las autoridades estatales. Es una crónica de una riña anunciada”, opina el abogado penalista Gabriel Regino, quien cuestiona el funcionamiento de la Comisión Especial para la Erradicación de la Violencia, creada a partir de las reformas de la Ley General de Cultura Física y Deporte. “Es letra muerta”, dice.
Asimismo, Regino apunta que el fenómeno de la violencia seguirá si los clubes no invierten para salvaguardar a los asistentes. “El principal responsable de los actos violentos es de los autores de los mismos, pero hay etapas que tienen que ver como la prevención”.
Luis Manuel Muñoz, asesor legislativo, menciona en entrevista con EL UNIVERSAL, que es multifactorial señalar culpables. “Es una responsabilidad de todos, es multifactorial de autoridades estatales, de los clubes y de los aficionados. En la Comisión Especial para la Erradicación de la Violencia, no son responsables directos, las leyes están, pero son letra muerta, hay que entenderlo desde este punto: que delito que no es atendido, tiende a crecer”.
De igual modo Muñoz considera que los castigos que se aplican no son suficientes. “Autoridades deportivas lo ven como una oportunidad para multar, está viciado. La violencia no es para apoyar un equipo, le haces daño. Es urgente tomar acción todos juntos con campañas de ‘no a la violencia’, atletas de otros deportes también deberían participar, pueden empezar con un video de su celular, que se graben y lo suban a redes sociales. Somos más los que no queremos violencia, no hay que esperar una tragedia”.
Ajustarán la seguridad. El programa de Estadio Seguro camina de la mano de la tecnología, una herramienta que evoluciona para bien del futbol mexicano, según Ariel Picker, director de Seguritech, empresa encargada de la videovigilancia en el Nemesio Díez.
“La Liga MX antes de cada partido, en todos los estadios, manda supervisores para garantizar la seguridad en las instalaciones. En nuestro caso, en la Federación [Mexicana de Futbol] quedaron contentos”.


***Últimos conflictos

— 15 de mayo de 2016: Aficionados de la Jaiba Brava invadieron la cancha y agredieron a seguidores de Potros UAEM; 32 personas resultaron heridas. El pleito se originó porque Potros logró el pase a Liga de Ascenso con un marcador global de 1-0.
— 17 de febrero: Pleito entre aficionados del Veracruz por su derrota 0-3 frente a Tigres; el felino Jesús Dueñas resultó herido por un botellazo; el Luis “Pirata” Fuente fue sancionado con veto de un partido.
— 17 de marzo: Miguel Herrera fue expulsado por reclamaciones al cuerpo arbitral. También retó a golpes a un aficionado.
— 29 de abril: A poco de finalizar el Chiapas-Santos, hinchas saltaron a la cancha para agredir al árbitro César Arturo Ramos Palazuelos.