Viven en carne propia el miedo de los migrantes en el desierto

Redacción

06:00 | Sábado 20 de Mayo 2017

CANNES, Francia, mayo 20 (EL UNIVERSAL).- Van pasando los días y poco a poco se ha descubierto y vivido en el proyecto Carne y arena dirigido por Alejandro González Iñárritu y fotografiado por Emmanuel Lubezki. Periodistas y expertos de diferentes países comparten las reacciones que tuvieron.
Elaine Guerini, periodista y crítica brasileña, contó: "Pasé miedo, angustia, me sentí vulnerable, hubo momentos en los que no sabía dónde esconderme. Me metí de lleno a la historia, me olvidé de que no era real. Es algo impresionante, nunca antes visto".
Y es que como hemos adelantado, el cortometraje de realidad virtual te sitúa principalmente en la frontera de México con Estados Unidos y te rodea de personas que están viviendo situaciones extremas.
Gudula Moritz, de Alemania, dijo: "Fue algo completamente nuevo, sentí mucha violencia porque decidí implicarme en la situación, acercarme a la gente y eso hace que todas las historias se vuelvan más complejas, incluso hablé con el policía, le dije que no me gritara que yo sí hablaba inglés".
El proyecto tiene tal complejidad que cada persona vive una experiencia diferente según por dónde camina.
Eso sí, siempre en el desierto y siempre como un inmigrante, algo que hizo sentir vulnerable a Kristina Kudelova, periodista eslovaca. "Me sentí completamente desnuda, que no tenía para donde correr. Me hizo pensar mucho en cómo es que estas personas pueden soportar tanta violencia, tanto horror. Es algo difícil de imaginar".