El jazzista Marcus Miller teme por el arte

Redacción

06:00 | Domingo 21 de Mayo 2017

Humberto Montoya O., Enviado
CANCÚN, QR. mayo 21 (EL UNIVERSAL).- Aunque hace sólo unos meses que Donald Trump se convirtió en presidente de Estados Unidos, para el músico Marcus Miller el ver lo que sucede cada día a su alrededor supera lo que se ve en las series e incluso afirma que afecta la forma en que se percibe a los músicos alrededor del mundo.
En conferencia de prensa previa a su presentación en el Oasis Jazz U Festival en Cancún, Miller habló sobre cómo es que la música se ha vuelto un canal de comunicación para la situación política que se vive en Estados Unidos.
"Actualmente Netflix no está encendido en casa porque vemos CNN, porque la película es Donald Trump; todos los días hay alguna locura".
El cantante, quien solía ver series como "Breaking Bad" o "House of Cards", recordó que el año pasado tocó con sus músicos para Barack Obama y su esposa Michelle, en donde aprovechó para decirle a su equipo que atesoraran ese momento.
"Herbie Hancock tiene un evento llamado el Día internacional del Jazz y cada 30 de abril nos reunimos en algún lugar del mundo para celebrar el jazz y la democracia; el año pasado fue en la Casa Blanca y les dije a los músicos: 'Disfruten esto caballeros, porque no sabemos cuándo volveremos a estar en la Casa Blanca como músicos de jazz'. Ésa es la cuestión: no sabemos si habrá apoyo al arte y a lo que hacemos" expresa con preocupación el intérprete.
"He tocado en Asia, África, Sudamérica, Europa, y creo que será muy difícil para nosotros los músicos que viajamos, porque la imagen de los americanos no es tan cool ahora mismo. Cuando me entrevistan, el 50% es para preguntarme qué demonios está sucediendo en Estados Unidos. No lo sé aún pero vamos a tener que esperar y ver, es un tiempo muy interesante y turbulento”, afirmó.
Para el ganador de dos Grammys y quien a lo largo de su carrera ha colaborado en más de 500 producciones discográficas, el trabajo que hace en el jazz le ha ayudado a creer que la mejor forma de comunicarse es a través de la música.
"El jazz es una música muy democrática, yo siempre le digo a la gente: no me importa de dónde vengas, cuando te escuchemos si sabes tocar entonces ya estás dentro. Creo que como músicos somos embajadores y nosotros usamos la música, para el final del concierto hay una gran comunicación", subrayó.