Proeza con sello mexicano

Redacción

06:00 | Lunes 22 de Mayo 2017

Punto Crítico
Eduardo Camarena

Lobos BUAP logró el ascenso a la Primera División tras vencer 3-2 en el marcador global a Dorados de Sinaloa en lo que significa una verdadera hazaña deportiva para la escuadra que representa a la Universidad Autónoma de Puebla.
Con un plantel integrado casi en su totalidad por jugadores mexicanos, sin nombres de estrellas en la llamada Liga de Plata de México, sin grandes inversiones para conformar su plantel, pero con una gran convicción, alta combatividad, mentalidad ganadora, personalidad y un estilo de juego bien definido de priorizar el futbol de ataque, alcanzó la anhelada meta, contra todos los pronósticos.
El mérito se le debe otorgar, principalmente, a su joven entrenador Rafael Puente del Río, quien llegó al timón del conjunto poblano el pasado 5 de octubre en un momento en el que los resultados eran adversos, sin un proyecto claro donde el futuro era más que incierto para un equipo que no estaba considerado entre los favoritos para pelear por el ascenso a la Liga MX. A los 38 años de edad, Rafa Puente Jr. se convirtió en el entrenador más joven de la historia en ganar un campeonato en el futbol mexicano.
Seis meses de trabajo fueron suficientes para el “Milagro Licántropo”. El trabajo diario, aprovechando cada sesión de entrenamientos, la idea de jugar con vocación ofensiva sin descuidar la defensa, el dinamismo de todo el conjunto, la intensidad aplicada en cada jugada, con la máxima calidad y personalidad y el convencimiento de todos de jugar bien para ganar y trascender fueron fundamentales para que esta franquicia, fundada en 1967 e incorporada a la Liga de Ascenso en 1999, esté hoy en Primera.
Puente ha tenido la virtud de convencer a sus jugadores de todos estos principios, respaldado por el trabajo y la disciplina y los futbolistas supieron plasmar y cristalizar en la cancha la filosofía futbolística de su joven estratega, mérito de todos, con el respaldo de una directiva que creyó en un debutante y bisoño entrenador mexicano.
Y alcanzar el ascenso con jugadores mexicanos tiene un doble mérito para Lobos BUAP, en una división donde también prevalecen los extranjeros como sucede en la Primera. Es una muestra más de que el talento mexicano está siempre en presente y más vigente que nunca.
Es positivo también para el futbol mexicano que una nueva institución aparezca en la Liga MX, más todavía porque se trata de una universidad de muy alto prestigio en México, que tiene principios éticos y calidad moral que tanta falta hacen en el medio futbolístico nacional donde pocas veces cumplen sus reglas.


[email protected]