Vástagos destacan en deportes diferentes al de sus padres

Redacción

06:00 | Jueves 25 de Mayo 2017

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 25 (EL UNIVERSAL).- Muchas veces en la historia del deporte, los hijos, al ver que sus padres triunfan en alguna disciplina, siguen sus pasos y se convierten en una continuación de ese legado, pero hay otros que han decidido no seguir la huella de sus progenitores y destacan en una muy distinta a la de ellos.
El caso más reciente es el de Trey Griffey, quien hace unas semanas llegó a un acuerdo con los Potros de Indianápolis para jugar como uno de sus receptores abiertos.
Resulta que este joven, quien tuvo 23 recepciones para 382 yardas y dos anotaciones la campaña pasada con los Wildcats de Arizona, es hijo de Ken Griffey Jr, hombre que fue una estrella con los Marineros de Seattle, Rojos de Cincinnati y Medias Blancas de Chicago de las Grandes Ligas.
Cabe recordar que Greffey padre terminó su carrera con 630 cuadrangulares, 2 mil 781 imparables, mil 836 carreras impulsadas y 13 apariciones en el Juego de Estrellas y ganó en 10 ocasiones el Guante de Oro.
CONTACTO. Ken Norton fue un boxeador en los años 70, quien es recordado porque derrotó y le rompió la mandíbula a Muhammad Ali. Su récord fue de 42 victorias y 33 nocauts.
Su vástago, Ken Norton Jr, se dedicó al futbol americano. Fue el único en ganar tres Super Bowls seguidos en la NFL (dos con Dallas y uno con San Francisco), además de obtener un anillo más como asistente en los Seahawks de Seattle.
Otro caso parecido fue el de Emanuel Agassi, púgil nacido en Irán que representó a su país en los Juegos Olímpicos de 1948 y 52, aunque perdió en ambas ocasiones en su primer combate.
Con el paso del tiempo prefirió convertirse en entrenador de tenis y en guía de su hijo André Agassi, quien llegó a lo más alto en el tenis mundial. Fue ocho veces campeón del Grand Slam y un medallista de oro olímpico en 1996, además de llegar a la final en otros siete.
Fue el primer jugador masculino en ganar cuatro títulos del Abierto de Australia.
Agassi fue el primero en ganar los cuatro Grand Slams en tres superficies diferentes (piso, arcilla y pasto).
PATADA Y COS. Julio César Romero fue un atacante de la selección paraguaya, quien tuvo una carrera que terminó a los 38 años.
Romerito es considerado uno de los mejores delanteros en su país. En México se le recuerda como aquel que metió el gol del empate ante el Tri en el Mundial del 86.
A su vez, Julio Romero Jr. también llevó el deporte en las venas, pero decidió jugar el rugby, primero con el equipo Luque, con el que salió campeón en 2014 y después con la selección con los Yakarés de Paraguay.
Por último, Demetrius Bell, quien es hijo del ex jugador estrella de la NBA, Karl Malone, firmó con los Bills de Buffalo en 2008 en la séptima ronda del Draft de la NFL y también jugó para Filadelfia y Dallas.
Tercera generación
La leyenda de plata vive su tercera generación con el Santo Jr.