Exploran el terror de ser desempleado

Redacción

06:00 | Viernes 26 de Mayo 2017

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 26 (EL UNIVERSAL).- Imagínense que llevan toda la vida trabajando en un lugar y, de pronto, les informan que se han quedado sin empleo. Las reacciones podrían ser muchas, pero la que eligió el director Joaquín del Paso para su película fue muy particular.
Cuando los empleados de la constructora Maquinaria Panamericana se enteran de la muerte del dueño y el quiebre inminente, todos los empleados caen en un estado de locura y se encierran en el lugar.
En entrevista, Joaquín habló de esta ópera prima "Maquinaria Panamericana" que le ha valido diversos reconocimientos internacionales: Se colocó como el Mejor Largometraje Mexicano en el GIFF, se presentó por primera vez en el Festival de Cine de Berlín y llegó este jueves a 50 salas mexicanas en todo el país.
"Presenta un análisis del pánico colectivo, lo que sucede cuando un grupo de personas experimenta un cambio tan drástico y tan súbito. Explora desde la etapa idílica donde no hay problemas (en este caso la muerte del dueño), el cambio, la negación; después la tristeza y la euforia que está retratada en una gran fiesta que hacen los empleados y sí, explora cierta locura social que ataca a todos al mismo tiempo", dijo.
Actualmente, la película tiene tres nominaciones al Ariel: Mejor Ópera Prima, Mejor Guión Original y Mejor Actriz Revelación (A Irene Ramírez).
La idea de la película nació de la casualidad, compartió Joaquín:
"Cuando yo descubrí la locación donde fue filmada la película me enteré que ese lugar iba a ser demolido para construir otro espacio y en el ambiente había un aire de nostalgia, de tristeza, de incertidumbre de toda esta gente que no sabía qué iba a pasar con su empleo. Eso fue lo que hizo que yo empezara a pensar en una ficción alrededor del tema de la pérdida del empleo junto a un grupo de actores profesionales y no profesionales".
Además, recalcó, la historia refleja el México en el que vivimos. "Este lugar donde estamos en ese borde de caer en la locura, en donde no sabemos qué va a pasar al día siguiente, hay muchas tensiones y creo que la película lo analiza a través de una sátira".
Irene Ramírez, sonriente, bromeó que ese estado también lo vive el actor que de pronto parece "un desempleado permanente" y sonrió cuando recordó que muchas de sus amigas le aconsejaron no tomar el papel de Soledad que le ofrecía Joaquín, pero del que ella se enamoró desde el principio por ser una secretaria en cuyo mundo está el trabajo y vive bajo la presión de cómo debe ser una mujer. Hoy, esa decisión le ha dado la nominación a Actriz revelación.
Por su lado, Javier Zaragoza compartió un poco de la locura de su personaje. "La película empieza cuando muere el dueño de la fábrica, mi personaje comienza a alucinarse, a oír que me habla del más allá el dueño de la compañía y a través de frases motivacionales digo que estamos en medio de un bosque y los incito a cerrar la fábrica y a recuperar los papeles para quedarnos con ella pero es una mentira", señaló.