Y Warriors no está dispuesto a ceder

Redacción

06:00 | Sábado 03 de Junio 2017

CIUDAD DE MÉXICO, junio 3 (EL UNIVERSAL).- Tres victorias separan a los Warriors de Golden State del trofeo Larry O’Brien. El poder de la ofensiva californiana, demostrado el jueves, no debe compadecer a la defensa de los Cavaliers de Cleveland.
“Mantendremos el mismo esfuerzo para conseguir los triunfos que nos hacen falta”, afirmó Klay Thompson, en teleconferencia.
El jugador agregó que la quinteta se siente más confiada en comparación a la temporada pasada, cuando dejaron escapar una ventaja de dos partidos.
“Hace un año todo parecía una guerra. Ahora, estamos invictos en los Playoffs con un nivel altísimo. Tengo una satisfacción por este éxito pero todavía nos falta mucho camino que recorrer para el objetivo: salir campeones”, sentenció.
Del posible retorno del coach Steve Kerr, para el juego de mañana, Thompson negó conocer alguna información del tema.
Mike Brown ha sido el responsable de la táctica durante los cotejos de Golden State.
“Yo estaré en el banquillo hasta que me digan lo contrario”, confirmó el estratega.
Con la ventaja de 20 puntos que consiguieron en el primer juego de la serie, Brown comentó que el domingo será un partido más complicado. “Sabemos que van a reajustar muchas cosas para el nuevo partido. El jueves no estuvieron bien. Esperamos que hagan un mejor trabajo y querrán ejecutar todo lo que tienen planeado”, consideró.
Los Warriors mantendrán su estrategia ofensiva para dejar sin oportunidad a los Cavs y sentenciar las Finales de la manera más rápida posible.