La mujer que amó a Chris Cornell

Redacción

06:00 | Sábado 03 de Junio 2017

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)
CIUDAD DE MÉXICO, junio 2 (EL UNIVERSAL).- Vicky Cornell publicó una carta en la cuenta de Facebook del fallecido cantante en donde expresa su amor y dolor. La esposa de Chris Cornell manifiesta el dolor que siente por la pérdida del músico en un mensaje que comienza relatando la forma en que se conocieron: "Te vi en una estrellada noche de París en el Hotel Plaza Athenee después de que fuimos llamados para organizar Audioslave Bajo El Radar. Recuerdo que tus ojos me perforaron".
Vicky cuenta que al día siguiente, en una reunión, un amigo preguntó quién era la chica más bella de L'Avenue: "Tú te levantaste delante de todo el mundo, miraste alrededor, regresaste y señalaste hacia mí. Hablamos esa noche hasta que el sol salió, y ya era hora de que te fueras hacia la próxima ciudad. Me hablaste justo al día siguiente, y 3 días más tarde, nos encontramos juntos en Londres".
En los días siguientes, narra en la carta, Cornell y ella vivieron con vértigo un noviazgo marcado por los cambios de horario: "En ese momento pensé que debía ser cuidadosa y tratar de tomar distancia de que mi corazón cayera de amor por ti… pero no dejaste que eso sucediera, y zigzagueaste hacia adelante y atrás por todo el mundo para visitarme. Estabas permanentemente con jet-lag porque no podías soportar nuestro tiempo lejos el uno del otro".
Uno de los encuentros más emotivos, de acuerdo con el mensaje de la ex esposa del cantante, sucedió en 2003: "Finalmente, llegué a visitarte en Nueva York en el Lollapalooza. Unas semanas más tarde, yo estaba en Mykonos, y tú todavía estabas en el Lollapalooza cantando conmigo por teléfono: 'Oh dulce señorita Vicky, por qué no vienes y te casas conmigo'".
Entre velas, flores y globos, Cornell y Vicky vivieron en Los Ángeles unos meses en los que la felicidad parecía absoluta para la pareja. Ella lo recordó de esta manera: "Me hiciste sentir como una princesa".
Otro de los momentos importantes que narra en su carta, es cuando le propuso matrimonio: "te cambiaste al hotel Beverly Hills porque yo me quedaba ahí. Te despertaste una mañana haciendo piruetas en la cama. Me pediste que me sentara, y me dijiste que tenía que llevar tu collar hacia atrás. Pensé, 'No… ¿por qué?' Pero procediste a cortarlo y tomar el anillo de plata que estaba en ella, y dijiste: 'No estoy preparado con el anillo real, pero quiero casarme contigo'. El anillo encajó a la perfección".
Vicky cuenta que días más tarde le compró un anillo formal (un Harry Winston) pero que de todos modos decidió utilizar el improvisado el día de su boda: "Representaron cuán diferente tú y yo éramos pero también cómo encajamos perfectamente".