El Aztecazo hondureño

Redacción

16:01 | Jueves 08 de Junio 2017

CIUDAD DE MÉXICO, junio 8 (EL UNIVERSAL).- Fue el 6 de septiembre del 2013, la Selección Mexicana urgida de buenos momentos se enfrentaba contra Honduras en juego de eliminatoria rumbo a Brasil 2014.
Todo iniciaba bien en el primer tiempo, cuando Oribe Peralta anotaba y le daba vida al entonces técnico nacional, José Manuel de la Torre. Pero en el segundo vino la catástrofe y en tres minutos Jerry Bengston y Carlo Costly construyeron la primera victoria de los catrachos en el Azteca y el segundo Aztecazo de la historia.
Honduras ganó y el “Chepo”, horas después, fue despedido.
El cerebro detrás de ese triunfo fue nada menos que el colombiano Luis Fernando Suárez, quien asegura que la fórmula para haber logrado ese triunfo se basó en vencer el miedo a la altura y a México, “porque lo importante era calificar, no ganarle al rival”.
El hoy técnico del Deportes Equidad espera que los mexicanos, “ya hayan superado eso, fue en la prehistoria, cuando se escribieron las sagradas escrituras. Es una espinita que hay que sacarla ya”.
Mas esas derrotas aunque haya pasado tiempo, duele… “se combinaron muchas cosas. Lo que pasa antes de llegar a la cancha, lo que se dice en el camerino, en el entretiempo, si el jugador entiende o no, en fin. Yo odio las estadísticas, eso día las rompimos”.
Suárez, quien en México dirigió a Dorados de Sinaloa, acepta que el aprovechó a un equipo que venía bien trabajado por Reinaldo Rueda, “ya eran mundialistas, y eso les dio confianza. Era un grupo muy unido, habían superado muchas cuestiones internas. Lo que hice fue aprovechar lo bien trabajado que lo dejó Reinaldo Rueda y cuando llegó el juego todos coincidieron en algo: la cuestión no era ganarle a México, sino ganar para calificar”.
Y calificaron.
Los puntos finos no se dieron en el campo, vinieron de fuera. “Fuimos a Miami a prepararnos, para vencer uno de los principales obstáculos: la altura. Fuimos a un Centro Médico donde nos apoyaron en todo, física y mentalmente, llegamos con cámaras hiperbálicas y cuando llegó la hora del juego sabíamos que la altura estaba vencida, sólo quedaba jugar al futbol”.
Llegó la noche del juego, “México jugó muy bien el primer tiempo, nos ganó; pero el segundo fue de nosotros, bien manejo, muchos movimientos y dos goles rápidos… Un montón de variables se combinaron para que pasara esto”.
Y pasó, Honduras ganó por primera vez en el Azteca, tuvo su Aztecazo ”pero es algo que ya deben de superar”.