El Fondo del Meollo

Redacción

06:00 | Lunes 12 de Junio 2017

La extrema pobreza los hace líderes

Gerardo Velázquez de León
EL UNIVERSAL

Ya son tantos partidos con Juan Carlos Osorio al frente de la Selección Mexicana que el futbolista no debería estar tan confundido como lo siguen demostrando cada vez que hay un rival serio frente a ellos.
La eliminatoria de la Concacaf la han dominado por la pobreza de los rivales y eso es lo que le da armonía y confianza a un grupo que ahora sí encontrará en Rusia a rivales que en teoría deben ser más competitivos. Estados Unidos les complicó por ser ordenado y cauto, pero con una diferencia abismal a la hora de marcar a los delanteros nacionales.
La Selección Mexicana está afectada por la baja sorpresiva de Jesús Manuel Corona. Ha perdido desequilibrio, brillantez en una zona fundamental y sobre todo esa descarada manera de enfrentar a cualquier rival que se le ponga enfrente, porque a diferencia de Javier Hernández, quien es el amo de los amistosos, lo del llamado "Tecatito" es aparecer en partidos trascendentales y difíciles. Osorio viajará muchas horas a Europa y seguramente sacará demasiadas conclusiones para intentar llegar al objetivo de la Copa Confederaciones, que es mínimo jugar la semifinal. Es tiempo de aplicar el conocimiento en todo su esplendor, no con libretas ni con plumas de distintos colores, si con decisiones y manejo de grupo.
En Rusia, a jugar con los mejores que tiene el equipo mexicano, no con los vende camisetas, no con los jugadores producto del aplausómetro. Tampoco con los que presionan los patrocinadores para que jueguen. Es el momento de demostrar la jerarquía de entrenador, por lo que fue contratado para llegar mínimo al quinto partido del Mundial del próximo año, hacer olvidar el 0-7 de Santa Clara y darle al futbol mexicano la dimensión y nivel al que pertenece.
Es una mentira que en México existan 48 jugadores con nivel de Selección Nacional, porque al darse a conocer las dos listas, la de Confederaciones y Copa de Oro con diferencia de minutos, solamente hacen confundir al aficionado. En la convocatoria de los que irán a Estados Unidos, destacan las presencias de José de Jesús Corona, Alan Pulido, Rodolfo Pizarro, Jesús Molina y Torres Nilo, así que tampoco habrá pretexto para no ganar un torneo donde jugarán contra los peores equipos del área, porque si la pobreza se muestra en el Hexagonal, las selecciones que enfrenta México en la primera ronda: Curazao, El Salvador y Jamaica, no fueron capaces ni de clasificar a la ronda definitiva de Concacaf.
Una selección que sigue confundida por tanta rotación, que tiene la gran virtud de saber aprovechar la pobreza del rival, aunque contra Estados Unidos no fue así, dejando un amargo sabor de boca por todo lo que representa el adversario más odiado de la zona y al que, por primera vez desde 1972, tuvo la oportunidad de vencerlo dos veces en eliminatoria. Así que la zona vuelve a ser dominada por la Selección, a empujones, sin brillantez, ni nada que presumir. Viene lo bueno, ahora sí a poner a prueba al equipo.

Twitter: @gvlo2008
[email protected]