Había una voluntad de destruir la casa de O’Gorman

Redacción

06:00 | Martes 27 de Junio 2017

CIUDAD DE MÉXICO, junio 27 (EL UNIVERSAL).- "La casa que construí en la Av. San Jerónimo N.º 162 era, indiscutiblemente, un ejemplo de arquitectura a tono con la corriente de arte mexicana, nacional y regional y por ese motivo los arquitectos no le conceden valor", escribió el arquitecto Juan O’Gorman en un ensayo en el libro "La palabra de Juan O’Gorman", donde afirmó que fue una "destrucción por ignorancia".
Esa obra de O’Gorman, conocida como la "Cueva", fue creada entre 1948 y 1951, pero en 1969, tras ser vendida a la escultora, fue destruida por ella. En el documental "El Espacio Escultórico", que realiza el escultor Pedro Reyes, se cuentan detalles de esa destrucción que algunos llaman un "crimen cultural" y de la que otros no quieren hablar, como lo expresa el propio Reyes.
El arquitecto Carlos González Lobo refiere que él y otros intentaron defender esa casa que para Mathias Goeritz "era una de las obras maestras de la arquitectura moderna".
Cuestiona la destrucción de esa obra que era parte de una "trayectoria patrimonial" de la que formaban parte además "la casa de Frida, la casa de Nancarrow y el mural de Taxco", todos de O’Gorman.
González Cobo cuenta cómo planteó alternativas a Escobedo para que no se echara abajo, sin embargo, concluye, "había una voluntad de destruir la obra, una voluntad, y esto es muy feo", dice el también arquitecto y comenta que del inmueble sólo quedan una parte de la puerta y un plafón de piedra.
"O’Gorman nunca se imaginó que fuera a destruirla así", afirma por su parte Úrsula García Ascot.
La destrucción de la casa es un tema del que se ha hablado en la historia del arte mexicano en algunos momentos. El tema vuelve ahora que está por abrirse en el MUAC una exposición de Helen Escobedo. En redes sociales, hay voces que recuperan muchos pasajes de esta destrucción que significó el fin de una de las mayores obras de O’Gorman, acerca de la cual Frank Lloyd Wright lo felicitó por la aplicación del concepto orgánico de la arquitectura.
En su libro, O’Gorman escribió que en la casa había seis murales de mosaico, de piedras de colores y vidrio azul: "Con esta destrucción se eliminó la que considero, hasta hoy, la más importante obra arquitectónica de mi vida".