Rosana dice ser inagotable aprendiz

Redacción

06:00 | Jueves 29 de Junio 2017

CIUDAD DE MÉXICO, junio 29 (EL UNIVERSAL).- La cantautora española Rosana espera sentada en la terraza de un restaurante y al momento de hacer contacto visual su alegría se hace presente. Saluda como si todos fueran viejos amigos y, lo más importante, lo contagia.
La española se prepara para celebrar 21 años de carrera artística este viernes en El Plaza Condesa, con un repaso de su carrera cuya clave ha sido contagiar al público casi que por causalidad.
"Nunca me había planteado cantar, me había planteado componer y hacer mil cosas, pero no cantar. Dedicarme a la música digamos desde la cara B, desde la composición, desde el arreglo, la producción incluso. La canción ha sido y sigue siendo un sueño en directo. Haber funcionado en tantos países del mundo, hay sitios donde ya llego mi música pero yo todavía no he llegado. Hace rato que aprendí que la música llega mucho antes, mucho más rápido y mucho más lejos, no tiene tiempo físico de llegar a tantos espacios", dice en entrevista con EL UNIVERSAL.
Considera que es buen momento para las retrospectivas. Por ejemplo, recuerda cómo tomó la decisión de animarse a subirse a un escenario hace más de dos décadas: "Fue un milagro de la vida, es un momento en que llegan mi familia y mis amigos y me dicen está muy bien que compongas esto pero ¿por qué no te haces un disco? Y yo dije, se les fue la cabeza, ni soy guapa, ni soy alta, pero no tengo el prototipo de artista. Pensé que estaban locos todos, yo digo siempre de broma que ellos lo consiguieron en el momento en que me dijeron imagina que ya tienes un disco y no te toca cantar en los cumpleaños", cuenta para después soltar una risa espontánea.
La intérprete de "A fuego lento" y "Si tú no estás aquí" nunca imaginó que su carrera duraría tantos años, mucho menos que llegaría a tierras mexicanas. "Cuando era chiquitita ni de broma, no me imaginé nunca. Una de las cosas más curiosas que yo recuerdo es que México se mete a mi vida a través de mi padre y a través de mi padre se mete la voz de un tipo que se llamaba Javier Solís, que son palabras mayores", recuerda.
"Cuando llegué aquí, yo no lo sabía, pero era como una deuda que yo tenía. Cuando chiquita no era consiente, yo gozaba y quería esta tierra sin conocerla realmente".
La cantante lo mismo se ríe estruendosamente por un momento y en ese mismo instante encuentra la reflexión, como le sucede al hablar de su novena producción discográfica titulada "En la memoria de la piel".
"Siento que es hasta ahora el álbum que mejor me refleja no solamente a niveles de melodía sino también a niveles de producción. Cuando suena percibo lo que yo escuchaba mientras componía las canciones y eso a veces se consigue y a veces no. Soy yo de verdad ‘en pelotas’", bromea la española.
Ahora busca llevar a sus fans de todas las edades por un repaso de su carrera.
"Del concierto espero que una vez más ocurra lo que ocurre en todos mis conciertos, que es que nunca se sabe lo que va a pasar".
Pese a cantarle al amor y a muchas de sus facetas, dice que es preferible "dejarse las venas largas", y es esa misma actitud la que buscará transmitir en la velada en El Plaza. Antes de decir adiós responde sobre qué es lo que le falta hacer. "Todo, todo, porque la vida es eso, un estar continuamente en el camino de lo que no has hecho. Y yo todo lo que estoy haciendo es aprender", concluye.