Una mirada al pasado con vivencias y canciones

Redacción

06:00 | Sábado 01 de Julio 2017

CIUDAD DE MÉXICO, julio 1 (EL UNIVERSAL).- Si bien la historia de Angélique, una cantante de color de origen francés, se desarrolla en la década de los 50, los temas que pone en la mesa a través de anécdotas y canciones tienen más actualidad que nunca, según explicó su intérprete Muriel Ricard.
“Como es una cantante multa está todo este discurso de la discriminación pero, desde los ojos de una extranjera ¿cómo ve una extranjera a los mexicanos? Su comportamiento, el racismo con que viven, etcétera, pero de una manera muy chusca, con mucho humor porque ella es como un personaje muy travieso y abierto”, dijo Ricard, sobre la dinámica que tiene este espectáculo de cabaret, que lleva el nombre de su protagonista, y que inicia temporada hoy en el Teatro Bar El Vicio.
Ella señaló que uno de los objetivos de Eduardo Castañeda, autor de este montaje, es que el público eche una mirada al pasado y así pueda comprender lo que sucede en la actualidad. “Este es un pasado que no está tan distante, que sí podemos reconocer y del cual tenemos una influencia bastante directa”.
Angélique se desarrolla en 1959, cuando ofrece un concierto de música moderna en un bar de la Ciudad de México; sobre el escenario ella hace un relato sobre su experiencia en nuestro país: narra cómo llegó a América (siendo parte del equipo de trabajo de Edith Piaf), habla de sus raíces americanas, africanas y europeas, y confronta los prejuicios de nuestra cultura.
La historia está aderezada con canciones clásicas de la música francesa, estadounidense y mexicana, entre ellas “Bésame mucho” o “La vida en rosa”, debido a que en este espectáculo vivencias y canciones se entretejen.
“La música para nada es un adorno, toda la secuencia de canciones va paralela al discurso que va teniendo ella, aunque a veces pareciera que esto es contradictorio pero finalmente el público se da cuenta que tenía todo que ver con lo que ella quería decir o esconder”.
Muriel explicó que tiene muchas cosas en común con Angélique, comenzando con que ella también es franco mexicana y las canciones que se interpretan en este show forman parte de su historia personal y familiar. “Para mí es mágico poder decir con esas canciones tanto de lo que yo siento, como Angélique”.
La cantante comentó que, si bien Angélique es un montaje para mayores de edad, jóvenes y adultos la disfrutarán porque el discurso que el texto tiene es universal y puede llegar a tocar a todos. “Porque tiene que ver con cómo vemos los seres humanos a otros seres humanos y desde dónde, es una temática que nos atañe sobre todo como mexicanos, porque de eso estamos hablando, sobre cómo vemos a nuestros compatriotas y al extranjero, y cómo nos comportamos ante ello”.