Willie Colón hace salsa sin pudor

Redacción

06:00 | Lunes 03 de Julio 2017

CIUDAD DE MÉXICO, julio 3 (EL UNIVERSAL).- "Hagan cuentas: 67 años y siete mil metros de altura. Ahorita vengo, voy por tantito oxígeno", dijo Willie Colón durante su concierto en el Teatro Metropólitan.
En realidad la Ciudad de México está a más de dos mil metros, pero el salsero tenía su punto al decir que después de 50 años de carrera ya no es lo mismo.
A pesar de eso logró que las más de tres mil personas que se reunieron en el recinto corearan sus canciones y sobre todo, sintieran el poderío de su trombón.
Willie Colón es de los salseros que lograron exportar el género a muchas partes del mundo. El neoyorquino era parte de Fania All Stars, un grupo de salseros de talla internacional como Celia Cruz, Yomo Toro y Héctor Lavoe, entre otros.
Su llegada a la Ciudad de México es parte de su festejo por medio siglo dedicado al ritmo latino, que le fue inculcado por su abuela desde pequeño.
"Esta es mi fiesta, este es mi reventón, gracias por todo México. Cuando escuchamos esos ritmos nos entra algo y no podemos dejar de movernos", expresó el cantante al iniciar su concierto.
Con temas como "Idilio", "Gitana", "El gran Varón", entre otros, logró que el público más avispado se levantara de sus asientos para irse a las orillas del recinto y así bailar como si de una verdadera fiesta se tratara.
Y es que la mayoría de su público, que tan diverso era en edad como en géneros, disfrutó en la comodidad de su asiento el espectáculo de salsa que hizo un recorrido por cinco décadas de música.
"Esta canción me trae recuerdos muy importantes sobre esta ciudad y la forma en la que me ha recibido siempre", apuntó como introducción a "Demasiado Corazón", el cual fue tema de la telenovela homónima que estrenó TV Azteca en 1997.
Acompañado de su trombón y sus músicos, Colón acompañó su recorrido de recuerdos con un buen humor, risas y uno que otro chistorete que le fue bien aplaudido.
Los aplausos se hicieron más cuando el cantante se dio la oportunidad de hacerle a las complacencias y así escuchó el rugido de su público que le tenía peticiones concretas. "Les dije que debimos de haber cobrado más, está todo lleno", bromeó.