José Manuel Figueroa y Bobby Pulido unen sus voces en gira

Redacción

09:23 | Jueves 06 de Julio 2017

CIUDAD DE MÉXICO, julio 6 (EL UNIVERSAL).- El cantante José Manuel Figueroa expresó que no le gusta hablar sobre los pleitos legales que lo rodean a él y a su familia, y que su principal compromiso es el de hacer música. El compositor, quien el próximo mes iniciará la gira titulada "Desvelado de Pasión" de la mano de Bobby Pulido, expresó en conferencia de prensa su deseo de seguir haciendo música y enfocarse en su carrera más que en asuntos legales relacionados a la herencia de su padre Joan Sebastian.
Al ser cuestionado sobre la demanda por parte de Erika Alonso, ex pareja de su padre, sobre la sucesión testamentaria: "Te voy a contestar. ¿Quieres saber la neta? Yo soy norteamericano y soy mexicano, soy cantante y soy bilingüe, pero la neta, de leyes no sé tanto".
Sobre la cuestión legal que se vive en torno a la herencia de su padre y el tiempo que tomará en resolverse, tajante contestó: "Probablemente mucho tiempo. Lo más importante no es enfocarse en eso, lo más importante es enfocarse en la herencia y en el ejemplo que dejo mi padre, que es trabajar".
Este próximo 13 de julio se cumplirán dos años del fallecimiento de Joan Sebastian y José Manuel afirmó que no es una celebración, ya que el dolor sigue siendo algo latente, además de respetar el hecho sobre si otros familiares harán algo al respecto.
"Creo que es importante subrayar que la pérdida de un padre no se supera jamás, no existe fecha, no existe día. Celebrar un aniversario luctuoso es contradicción de palabras, es parte de la semántica y la semiótica. La verdad yo celebro a diario lo que mi padre me dejó y siempre me pidió que me aliara de gente que admiro, de gente que respeto, de gente buena. No nada más perdí un padre, Bobby Pulido también perdió un amigo", explicó.
Pulido añadió: "Éramos amigos y sinceramente yo conocí primero a José Manuel y ya después a Joan Sebastian Siempre fue muy amable y cuando me enteré que estaba enfermo me dio mucha tristeza y después cuando estaba pasando los días más difíciles no pude estar ahí por cuestiones de trabajo y sí le dije te encargo algún día llevarme a poderme despedir de un amigo y esa es una promesa que él me hizo a mi y que no voy a dejar en el olvido".
Al ser cuestionado sobre su presencia en alguna misa o evento organizado por otros miembros de la familia, expresó su dolor: "Yo no voy a ir, punto. No tengo idea, voy a Juliantla a cada rato y no es algo obligado que se tengan que cumplir. Si ellos quieren hacer una misa, adelante, si ellos quieren celebrar, adelante, si ellos quieren llorar, adelante. Yo no necesito ir al panteón, no necesito llevar flores a ese lugar, yo vivo y sufro mi vida y mis muertes a mi manera. Si ellos lo quieren hacer los felicito, se los celebro y se los aplaudo. No hay palabras para que pueda definir la pérdida de mi padre, respeten eso por favor".
Acerca de la relación que maneja con otros miembros de la familia y sus hermanos, contestó: "Mis hermanos están muertos. Los hermanos que tengo por herencia y los hermanos que tengo, que me quedan, están conmigo cuando los necesito. Los hermanos que saben cuánto sufro, me avisan y me marcan, los hermanos que tengo saben cuánto los amo".
Sobre la gira, la cual contemplan llevar a otras partes como Estados Unidos, Figueroa subrayó que más que colegas, son amigos: "Realmente esto tiene que ver desde hace 20 años que se unió una gran amistad, se forjo entre dos muchachos que estaban ilusionados que traían el mismo sueño pesando en el lomo con muchas ilusione y muchas ganas de trabajar. Hubo una compatibilidad en la forma de pensar y en los ideales".