Entregan voluntariamente a INAH 179 piezas arqueológicas en Yucatán

Redacción

16:23 | Lunes 10 de Julio 2017

CIUDAD DE MÉXICO, julio 10 (EL UNIVERSAL).- Un lote compuesto por 179 piezas arqueológicas de los años 600 al mil d.C. fue entregado de manera voluntaria por una pareja de canadienses, residentes en la localidad de Izamal, en Yucatán, al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).
En un comunicado del INAH se informa que la entrega-recepción que los particulares formalizaron junto con especialistas adscritos al instituto, tuvo lugar luego de una primera visita de verificación, hecha el pasado 30 de mayo, a un predio propiedad de los extranjeros.
Esta restitución en particular, constituye un ejemplo acerca de cómo, mediante acciones voluntarias por parte de la ciudadanía, pueden enriquecerse los acervos patrimoniales y la historia misma del país, resaltó el arqueólogo Francisco Burgos Villanueva.
En el comunicado se indica que los ciudadanos canadienses fueron notificados por José Arturo Chab Cárdenas, jefe del Departamento de Trámites y Servicios Legales del Centro INAH Yucatán, de que poseían bienes propiedad de la nación, por lo que éstos colaboraron con la autoridad para ejecutar la restitución voluntaria de los vestigios arqueológicos.
Los arqueólogos Francisco Burgos Villanueva, Sylviane Boucher Lelandais y Yoly Palomo Carrillo, dictaminaron que el lote se integra tanto de fragmentos en piedra de elementos decorativos (pilastras, cornisas y molduras), como de objetos cerámicos de uso cotidiano (cajetes trípodes, vasos y ollas de pequeño formato), en su mayoría de filiación maya y procedentes de la región de Izamal.
El análisis de las arqueólogas Sylviane Boucher y Yoly Palomo, quienes han trabajado principalmente en la zona centro y el área maya, arrojó la presencia de dos tipos de cerámica, una de origen maya, fechada entre los periodos Clásico Tardío (600-800 d. C.) y Clásico Terminal (800 – mil d. C.), y otra que provendría de Nayarit u otras regiones del Occidente mexicano, comentó Burgos.
La filiación específica y cronología de las piezas serán definidas en exámenes futuros, abundó el arqueólogo, quien indicó que los fragmentos de piedra caliza fueron resguardados en almacenes del INAH en el municipio de Izamal, mientras los objetos completos se trasladaron a la ceramoteca del Centro INAH, en Mérida.
En la actualidad, refirió, se trabaja en la realización de un catálogo pormenorizado con información y fotografías de las 179 piezas, para después proceder a inscribir cada una en el Sistema Único de Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicos e Históricos y en los inventarios del INAH.