Con presupuesto limitado se realizó la 59 edición del Premio Ariel

Redacción

06:00 | Miércoles 12 de Julio 2017

CIUDAD DE MÉXICO, julio 12 (EL UNIVERSAL).- Puntual como cada año, la lluvia dio la bienvenida a los invitados a la 59 edición de los Premios Ariel, que entrega la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) a lo mejor del cine nacional, que este año tuvo que realizarse con un presupuesto limitado y con el apoyo de los compañeros del gremio.
"Se tuvo que hacer con la colaboración de muchísima gente, uno podría dedicar toda esa energía en otras cosas, pero esta noche es muy importante. Dimos prioridad a los nominados, que son muchísimos esta noche pero aquí estamos contentos y fuertes", dijo Dolores Heredia presidenta de la AMACC, sobre como enfrentaron el recorte del 70% de su presupuesto y pudieron sacar adelante está premiación. Este año sólo contarán con 3 millones de pesos para sostener todos los proyectos de la Academia.
Uno de los que estuvo apoyando recibiendo a la prensa y a los primeros invitados, fue el actor Jorge Zárate quien se manifestó solidario con la institución.
Entre las cosas que hay que destacar de este evento, es que aún con la tormenta que caía sobre la Ciudad de México la elegancia y el glamour no se perdió en la alfombra roja, un ejemplo de ello fue Maya Zapata que lució un vestido dorado con escote profundo, que atrajo la mirada de todos, o Ludwika Paleta que a un mes de haber dado a luz a sus mellizos ya muestra una figura espigada, que resaltó con su elegante vestido plateado.
"La verdad no subí mucho de peso, estamos muy contentos y ahora sí estamos de celebración en muchos sentidos, no puedo sentirme más feliz en mi vida, tengo lo más bonito del mundo, dos niños hermosos, sanos. Estoy muy contenta porque esta vez estoy nominada y me da mucha emoción, reconocida entre actrices que admiro tanto, eso ya es un premio", expresó Paleta que estuvo nominada como Mejor Actriz por "Rumbos Paralelos".
Tiare Scanda criticó la decisión de las autoridades de recortar el presupuesto y los exhortó a que analizarán la importancia de la tarea de la AMACC y que no sólo se pararan el cuello cuando alguien como Cuarón ganaba un Oscar. Scanda estuvo nominada en la categoría en coactuación femenina por "El cumple de la abuela".
Este sentir fue compartido por el actor Tenoch Huerta quien calificó esto como una estupidez, resaltando que la cultura es muy importante para resguardar la identidad, pero pasado su exabrupto sonrió y habló sobre sus proyectos, como el estreno de su próxima película "Vive por mí", su participación en la serie "Aquí en la tierra" que produce Gael García Bernal.
Hay algunos que sólo fueron apoyar a sus colegas como Cecilia Suárez, Claudia Ramírez, Vanessa Bauche, Laura de Ita, Evangelina Martínez, Wanda Seux, Princesa Yamal, por mencionar algunos.
Los nominados siguieron llegando, ayudados con paraguas por los organizadores, entre ellos Harold Torres que habló de su nominación como actor a cuadro por la película La carga, donde interpretó a un indígena por lo cual tuvo que hablar en náhuatl.
"Me da mucha felicidad que la Academia me siga tomando en cuenta, creo que en la carrera de cualquier actor hay altibajos y uno duda sobre si realmente será lo que uno debe estar haciendo y de repente estos golpecitos en la espalda son bien recibidos", declaró Harold Torres.
Casi al final y acompañado por parte de su equipo del film "Desierto", arribó al Palacio de Bellas Artes Jonás Cuarón. "Esto para mí es un gran orgullo y un honor, que la Academia haya nominado Desierto me deja feliz. Por desgracia la película se estrenó en un contexto donde se volvió más relevante, yo hubiera preferido que se estrenara en un contexto donde no hubiera las fronteras, la gente creía que era una fantasía, por la situación política actual no creo que lo sea ya".
Las hermanas Cristina, María José y Ximena Cuevas arribaron juntas y según sus palabras más unidas que nunca. Tanto Ximena como María José estuvieron nominadas por "Bellas de noche", algo que aseguraron les da un motivo de celebración en un momento tan difícil para ellas como es la muerte del artista plástico José Luis Cuevas, su padre.
"Hoy quiero celebrar porque si me desvió me desmoronó, estoy aquí para celebrar un trabajo de mucho corazón, de mucho esfuerzo y muy importante, entonces ya no me quiero desviar a lo otro", comentó la documentalista María José Cuevas, que entre los proyectos que tiene pendientes está la historia de su padre, pero aún no sabe cuándo arrancará.
Faltando pocos minutos para las 20:00 horas, el anuncio para ocupar sus lugares se dio y las puertas de Bellas Artes se comenzaron a cerrar, porque los Premios Ariel iniciarían.