El Mexican Museum continuará la evaluación de sus acervos

Redacción

06:00 | Miércoles 12 de Julio 2017

CIUDAD DE MÉXICO, julio 12 (EL UNIVERSAL).- Después de que se dio a conocer que sólo 85 de las más de mil 700 piezas de arte prehispánico del Mexican Museum en San Francisco son falsas o de dudosa calidad, el museo informó que "del número total de objetos donados y evaluados casi dos terceras partes son originales".
Lo anterior-sostuvo- dista mucho de las declaraciones sobre la colección. Informó que el proceso de estudio y valoración de sus acervos durará alrededor de ocho meses y será realizado por expertos.
El museo, que se planea abrirá sus puertas en 2019, indicó que para el análisis de su colección arqueológica se trabaja en un inventario con base en el Manual de Manejo y Control de Colecciones del Instituto Nacional de Antropología e Historia que establece que para que una pieza sea sujeta a ese procedimiento debe reunir alrededor de 60% de los materiales originales. Es por ello, detalló el Mexican Museum, el estudio descartó un gran número de objetos registrados que eran partes o fragmentos de cerámicas antiguas.
A mediados de 2016 inició la construcción del Mexican Museum que se define como el más importante museo de México en el mundo; con una colección iniciada en los años 70, que abarca 17 mil obras de arte mexicano prehispánicas, virreinales, del siglo XIX, modernas, contemporáneas y de cultura popular, es un proyecto que lidera el empresario Andrew Kluger y es obra de los arquitectos Enrique Norten y Melissa Fukumoto.
De acuerdo con el museo, el trabajo del doctor en Arqueología, Eduardo Pérez de Heredia ha sido muy cuidadoso y acorde con las normas internacionales; dijo que él ha identificado piezas "únicas y sorpresivas" como figuras del Occidente mexicano, una pieza olmeca de más de dos mil 500 años, y el Vaso de los Cuatro Dioses del Viento, pieza maya del actual Honduras.
El museo está en una etapa que requiere cumplir con las políticas de aceptación de donaciones del Smithonian Institution. Tras la primera evaluación, habrá una segunda para determinar cuáles de los demás objetos se integrarán "a los espacios del museo en su dimensión integral".