Tony, de fan a músico de King Crimson

Redacción

06:00 | Martes 18 de Julio 2017

CIUDAD DE MÉXICO, julio 18 (EL UNIVERSAL).- Hace 50 años que el grupo de rock progresivo King Crimson viera la luz en Londres y desde entonces, ha atravesado por cambios en su alineación pero también se ha resistido a quedar en el olvido y prueba de ello son los cinco conciertos agendados en el Teatro Metropólitan, las últimas dos fechas a llevarse a cabo este martes y el miércoles.
En entrevista con EL UNIVERSAL, Tony Levin, bajista del grupo desde hace 36 años, expresó su deseo de seguir tocando aún cuando la edad no les permita permanecer de gira por muchos meses.
"No puedo hablar por los otros, pero me veo a mí mismo de esa forma. Escucho la música que hago y veo la forma en que puedo hacerla mejor. No me intimidó haber tocado con John Lennon o con Pink Floyd, son geniales y fue un honor formar parte de ello. La música debería de crecer y evolucionar", afirmó, al mismo tiempo que expresó que uno de sus más grandes sueños hubiera sido compartir escenario con Jimi Hendrix.
Levin subrayó que el motor principal del grupo es en gran parte gracias al esfuerzo del guitarrista y productor Robert Fripp, así como aseguró, la banda ha crecido con cada cambio de alineación que ha sufrido a lo largo del tiempo.
"Lo que la banda y King Crimson es reside en el espíritu musical de Robert Gripp, así que yo sólo soy un observador y fan de ello. Yo me uní a la banda en 1981 y no estaba al tanto de todo lo que tocaba, pero desde entonces me he aprendido todo el material antiguo que es tan especial y único. Me siento muy afortunado de ser parte de ella y los años que no estuve con ellos —algunos del 2000— seguí siendo fan de ellos", aseguró el músico.
"Lo que he aprendido de cada reencarnación es que cada vez que regresa tiene nuevos retos y buscan ser progresivos y avanzar como músicos. Eso es lo que la banda necesita y lo que la convierte en King Crimson", agregó.
Indicó que uno de sus más grandes placeres al estar en México son los recuerdos que gana en cada visita. "No es la banda o los fans, es lo que ambas crean juntas, algo fantástico ocurre cuando tocamos aquí y cuando estoy lejos de México esos recuerdos son los que llevo conmigo, el recordar lo especial que fue. Cada vez que estamos aquí queremos hacer algo significativo".