Weir, el director que ha cenado con Jim Carrey, Harrison Ford...

Redacción

06:00 | Domingo 30 de Julio 2017

César Huerta, enviado
GUANAJUATO, Gto., julio 30 (EL UNIVERSAL).- Peter Weir es el cineasta que catapultó a Robin Williams y Jim Carrey a papeles dramáticos y también es quien sacó de cierto estancamiento a Harrison Ford, que luchaba sin éxito para salir de su personaje de Han Solo en "Star Wars".
Pero tiene una característica que dice con gusto: el que más tenía miedo de todo ello, era él, ya que no sabía si podría ser director de cine.
"Me grababa a mí mismo por inseguridad", dice divertido, en una master class celebrada en el marco del Festival Internacional de Cine de Guanajuato (GIFF).
Y viaja en ella, a su niñez: "Nunca pensé en ser director, cuando era adolescente sólo te dejas llevar, no sabía lo que quería hacer, sí iba mucho al cine, la televisión era una influencia definitivamente, era 1956 cuando llegó la televisión a Australia y veía muchas comedias e historias del oeste.
"Lo que no sabía es que estaba absorbiendo amor por esto, creo tenía 21 o 22 años cuando me metí por primera vez a filmar y sabía que quería ser parte de una vida artística, pero no director". En su filmografía se encuentran "La sociedad de los poetas muertos" y "Testigo en peligro", con Williams y Ford alcanzando una nominación al Oscar. "El show de Truman" le dio el Globo de Oro a Jim Carrey y "El año que vivimos en peligro", era protagonizada por unos nacientes Mel Gibson y Sigourney Weaver.
Todo ellos estuvieron bajo su sistema de dirección, poco ortodoxo para el cine. "No me gustan los ensayos, me gusta más bien cenar con ellos y no hablar sobre el tema, sino de otras cosas y mucha comunicación termina por ser no verbal.
"No descubro actores, contrato profesionales y a la cámara le gustan ciertas caras; la peor situación sería estar con un actor conservador y que tenga miedo a perder lo que tiene".
Weir también se dio el gusto de decir no a Hollywood al inicio de los ochenta, a pesar de que Stanley Kubrick (2001: odisea en el espacio) lo había recomendado. "Pensé, debía esperar y me regresé a seguir haciendo películas a Australia, me dijeron que muchos estarían dispuestos a perder su brazo derecho para estar ahí y dije ¿en serio?, así que cada vez que volvía, me ponía a ver cuántos mancos había y sí, hay varios", bromea el creativo de 72 años.
Por ahora prepara un nuevo proyecto, del cual no desea hablar, sin descartar que sea algo para plataformas digitales, pues el espectro de difusión ha cambiado.
"Soy el resultado de ser un aprendiz de hacer cortos, nunca hubiera sido buen estudiante de cine, creo que la enseñanza es hacer las cosas, y escribir por ti mismo, no cuesta nada", subraya el realizador. Durante el GIFF, recibió un homenaje en el Teatro Juárez y la Cruz de Plata.