Secretaría de Cultura local manejará Casa Refugio Citlaltépetl

Redacción

06:00 | Miércoles 16 de Agosto 2017

CIUDAD DE MÉXICO, agosto 16 (EL UNIVERSAL).- La Secretaría de Cultura de la Ciudad de México asumió la administración de la Casa Refugio Citlaltépetl, y a partir de ahora también dará cobijo a periodistas en riesgo.
Desde su fundación en 1999, esta residencia que fue creada para acoger a escritores y creadores perseguidos había funcionado como una asociación civil; ahora, la dependencia capitalina será la encargada de gestionarla, junto a un Consejo Asesor integrado por los escritores Carmen Boullosa, Juan Villoro, Bárbara Jacobs, el artista Vicente Rojo, y las periodistas Blanche Petrich y Marta Durán de Huerta.
En esta nueva etapa, la casa ubicada en la colonia Condesa funcionará bajo la dirección de la artista escénica Daniela Flores Serrano, quien fue elegida por miembros del consejo y asumió el cargo hace un par de meses.
"El periodismo es un género literario; la casa sigue teniendo la misma vocación sólo que ahora se subraya la sobreexposición en el mundo, México incluido, de este género de escritores que con su obra periodística ponen en riesgo su vida", dijo el secretario de Cultura, Eduardo Vázquez Martín, tras el anuncio oficial de la reestructuración de este proyecto que nació en 1999.
Al evento asistieron los integrantes del consejo, así como el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, en cuya gestión como jefe de gobierno de la ciudad, en 1999, creó este espacio que forma parte de la Red Internacional de Ciudades Refugio.
Vázquez Martín explicó que la Secretaría aportaba recursos anuales de un millón y medio de pesos, pero la gestión del espacio estaba a cargo de la Asociación Civil. Agregó que lo siguiente será actualizar los convenios de colaboración con el FONCA, que es la instancia que da la beca a los escritores residentes.
La casa se centrará en tres líneas de trabajo: derechos humanos, migraciones y libertad de expresión. La residencia tiene tres departamentos, por lo que también podrá recibir a periodistas, gestores culturales e investigadores nacionales y extranjeros en riesgo. Además desarrollará un programa de actividades para reflexionar sobre los procesos migratorios.
El escritor Juan Villoro celebró los cambios del proyecto en estos momentos en los que las persecuciones a periodistas van en aumento. "En estas situaciones intolerables, la Casa Refugio tiene que replantear sus circunstancias, es una casa que debe defender la libertad de expresión, a los informadores, no sólo del extranjero sino de México", dijo.