Priva el escepticismo

Redacción

06:00 | Jueves 17 de Agosto 2017

CIUDAD DE MÉXICO, agosto 17 (EL UNIVERSAL).- Hay algo que frena la alegría de quienes exigían un cambio en la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo: la falta —hasta ahora— del visto bueno por parte de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), así como de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF, por sus siglas en inglés).
Antonio Lozano fue removido de la presidencia de la FMAA e Israel Benítez le sustituirá, según lo dictaminado en la Asamblea Extraordinaria de la noche del martes, pero la Conade todavía no recibe notificación oficial, por lo que se mantiene a la expectativa y sin dar alguna postura oficial.
"Me gustaría ser muy optimista al respecto, pero bajo las circunstancias también se tiene que manejar con mucho más criterio", recomienda el fondista Juan Luis Barrios, vía telefónica. "Se efectuó una Asamblea Extraordinaria, la cual se lleva a cabo con un mínimo de asociaciones, que son las que están legalmente establecidas, lo cual hace que la Asamblea tenga validez, pero no ha habido un pronunciamiento de parte de los órganos importantes, como lo son la Conade, la IAAF, y hasta que no exista eso, las personas que estamos dentro del gremio deportivo podremos decir que termina un ciclo y comienza uno nuevo.
"Qué más quisiera decir que ya se acabó esto y comienza un nuevo capítulo en el atletismo mexicano. Desafortunadamente no es así. Hasta que no se tenga esa validez, seguimos en el limbo. Para mí, Antonio Lozano no es el presidente de la FMAA, no lo ha sido durante los últimos años... No es alguien, pero esto es independiente a que si Israel Benítez ya es presidente o no".
Hasta que se cumpla ese proceso, el cual —en este momento— la Conade desconoce cuánto tardará, la situación no cambiará mucho, aunque Ana Gabriela Guevara subraya la importancia de dar "el primer paso".
"Si de algo se ufana el deporte es de hacer todas las cosas limpias, apegarse siempre a los reglamentos, y lamentablemente él [Lozano] no lo demostró así. En todo lo que duró al frente de la Federación, debió hacer las cosas mucho más consensuadas con todas las asociaciones", recuerda la senadora y medallista de plata en los Juegos Olímpicos Atenas 2004. "Quien no estuviera a su lado, empezaba a ser un poco como un circo romano, de a quién quito y quién se queda conmigo, pero —en la historia del deporte— los atletas terminan siendo debilitados y eso es lo más trascendente. No acató lo que la ley dice y hoy hay nuevo consejo.
"Esperemos que la autoridad lo reconozca y se den todos los pasos necesarios para que esto se traduzca en buenos resultados y porvenir para los atletas".
Aunque algunos consideren que el proceso a Tokio 2020 esté perdido por las injusticias de Lozano, quien enfrenta una demanda por peculado cometido en la FMAA.
"En el ciclo de Río de Janeiro se dieron las afectaciones... El ciclo para Tokio ya está echado a perder", sentencia Barrios. "Va a ser muy difícil que México tenga algo diferente, a lo que fue Río de Janeiro, para 2020. Si están pensando que se va este criminal y ya tenemos buenos Olímpicos en 2020, eso no va a ocurrir".
Aunque el primer paso es que se reconozca esa salida.