A la Máquina le falta octanaje

Redacción

06:00 | Jueves 24 de Agosto 2017

AGUASCALIENTES, Ags., agosto 24 (EL UNIVERSAL).- Cruz Azul ha mejorado, eso no se puede negar. El juego del equipo de Paco Jémez ha evolucionado, pero eso no alcanza, no es suficiente, no se puede ganar, acabar de convencer.
Empate a un gol en Aguascalientes, frente a Necaxa, en un duelo donde los Cementeros fueron superiores en la mayor parte del juego, pero como siempre, no lo hicieron notar en la portería rival.
Hubo llegadas, pero al final Marcelo Barovero no sobresalió como figura, lo que sobresalió fue la falta de contundencia de los capitalinos, que como buena noticia, siguen invictos, con 10 puntos, y se quedan entre los tres primeros lugares de la tabla de competencia. Nada más.
Necaxa en tanto llegó a nueve unidades y se quedó con el séptimo lugar de la tabla.
Después de un primer tiempo de aproximaciones, sin llegar a jugadas de peligro, en el segundo, ambos equipos se soltaron a medias el cabello.
El primero fue Necaxa. Un largo despeje de Barovero evidenció la lentitud de la zaga cementera. Pablo Velázquez se adelantó a todos y venció a Corona para el 1-0.
Cruz Azul reaccionó de inmediato. Édgar Méndez, tan buen jugador como sobrado, entró por la izquierda y el joven Colula, de partido casi perfecto, lo derribó.
Penalti que el mismo Méndez convirtió en gol.
Ambos equipos fueron por el triunfo, pero al final, el empate fue lo mejor que pudieron rescatar. Necaxa salió satisfecho, pero Cruz Azul no puede quedarse así, ya que no puede ligar dos triunfos de manera consecutiva.