Se muestran deferencia

Redacción

06:00 | Jueves 24 de Agosto 2017

Ariel Velázquez, enviado

LAS VEGAS, EU., agosto 24 (EL UNIVERSAL).- En medio de la semana de la cartelera más polémica que ha tenido en las últimas dos décadas el boxeo, llegó la pausa para los golpes de palabra. Floyd Mayweather Jr. y Conor McGregor dejaron en su habitación la ropa extravagante, los bailes exóticos, la sobreexplotación de groserías y se vistieron de clase para la conferencia final de la pelea que protagonizarán el próximo sábado.
En la Ciudad del Pecado, el circo Mayweather-McGregor descansó de los excesos; de las exhibiciones burdas fuera del cuadrilátero. Los domadores prefirieron el respeto. Calzaron trajes sastres de grandes marcas. Ambos con lentes de sol ingresaron al teatro donde las luces de los medios de comunicación los aguardaron con un retraso de al menos 20 minutos.
El primero en tomar la palabra fue McGregor. Actor de reparto en el regreso a los encordados de Mayweather. El irlandés tiene todo en contra. Pelea en el patio y bajo las reglas de una leyenda del pugilismo, pero no le importa. No busca el papel de cenicienta. Al contrario, quiere ser el villano en la historia invicta de Floyd.
"Estoy feliz por cómo fue mi campamento. No veo que dure dos asaltos, estaré en la posición de acabarlo en un round", expresó McGregor, con palabras que llevaron eco de confianza.
El irlandés fue presentado por el presidente de la UFC, Dana White. La compañía de artes marciales mixtas asegura que sus peleadores son mejores a cualquier otro y Conor quiere escribir ese guión.
"Lo voy a acabar en su propio juego. Así de bueno soy. Voy a fastidiar a este tipo y me sentiré triste, porque se van a callar todos la boca y me debieron dejar donde estaba, en el octágono. Este hombre no está en mi nivel. No es un cuarto del hombre que soy".
Mayweather desde su asiento escuchó sin aspavientos. Es capaz de manejar tiempos, formas y personas. Como promotor puso límites a la conferencia de este miércoles, que McGregor respetó.
El estadounidense desde hace tiempo entendió que los campeones trabajan lejos de las miradas. Su récord 49-0 lo avala.
"Estar en un deporte de combate, ya sea boxeo o artes marciales mixtas, tuve que tomar esto extremadamente en serio. He demostrado lo que puedo hacer, lo que puedo recibir. El 49-0 no se logró de la noche a la mañana. Conor ha tenido una buena carrera, le queda una buena carrera, es un gran peleador. Él es igual que yo. Podemos hablar mucho, pero al final, se trata de nuestras destrezas. Él es el mejor en lo que hace y yo soy el mejor en lo que hago", apuntó Mayweather.
Al final, el frente a frente volvió a ser un largo suspiro, pero sin ningún reto de mirada o habla. Por esta ocasión, el respeto ganó en una pelea que para muchos no es más que sólo un espectáculo de televisión.
LOS MOMENTOS EN LAS VEGAS
DANA WHITE El presidente de la UFC presentó al pelador como una gran estrella
MAURICIO SULAIMÁN Presentó el cinturón que el CMB hizo para esta pelea especial
FLOYD MAYWEATHER criticó la imitación que Conor McGregor hizo de Bruce Lee