Las torturas que supervisó la nominada de Trump para dirigir la CIA

Pamela Benítez

13:49 | Martes 13 de Marzo 2018

La nominación de Gina Haspel peligraría en el Senado por su presunta relación en actos de tortura a terroristas, detenidos por el 11-S
Ilustración: AFP / Fuente: Departamento de Justicia
0
Ilustración: AFP / Fuente: Departamento de Justicia
1
Ilustración: AFP / Fuente: Departamento de Justicia
2
Ilustración: AFP / Fuente: Departamento de Justicia
3
Ilustración: AFP / Fuente: Departamento de Justicia
4
Ilustración: AFP / Fuente: Departamento de Justicia
5
Ilustración: AFP / Fuente: Departamento de Justicia
6
Gina Haspel CIA
CIA vía AP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, nominó a Gina Haspel para ser la primera mujer en dirigir la Agencia Central de Inteligencia (CIA), tras la salida de Mike Pompeo

Gaspel es especialista en operaciones clandestinas pero también se sospecha que supervisó actos de tortura durante interrogatorios a sospechosos de participar en los atentados a las Torres Gemelas del 11 de septiembre, lo que podría poner en riesgo su nominación

En 2014 un informe que solicitó el Senado sobre el programa de interrogatorios de la CIA, concluyó que los detenidos entre 2002 y 2007 por sospechas de terrorismo fueron torturados en una prisión ubicada en Tailandia.

El reporte afirma los asegurados fueron sometidos a técnicas “crueles, inhumanas y degradantes”, de acuerdo con las evidencias “abrumadoras e incontrovertibles”.

Una de las principales técnicas que se usaban como tortura era el waterboarding o "submarino", que consistía en inducir convulsiones y vómito con agua. 

El “submarino” podía practicarse al llenar de burbujas la boca de cada detenido o con series de ahogamientos.

Recomendamos

Tillerson, el millonario discreto perdido en la marea del trumpismo
La relación entre el Presidente y su secretario de Estado fue de muchos roces; testigos afirman que el empresario llegó a referirse a Trump como "un estúpido"

Otra técnica que se utilizaba con agua era la rehidratación y alimentación rectal. Para el “almuerzo” de uno de los detenidos, presuntamente se le introdujo un puré con pasta, nueces y uvas a través del recto.

Además, los prisioneros eran obligados a meterse en tinas de baño con agua helada.

A los detenidos también se les daban cachetadas y golpes contra una pared, de forma combinada con privarlos del sueño y desnudarlos.

La privación del sueño implicaba mantener despiertos a los prisioneros durante 180 horas en posiciones estresantes, como con las manos esposadas sobre su cabeza.

Esta técnica causaba que los detenidos tuvieran alucinaciones perturbadoras.

Algunos prisioneros también eran forzados a autolesionarse cortando sus muñecas, mordiendo sus brazos y tratando de cortar las venas de los piees

El informe detalla que el primero detenido con quien se realizaron estas prácticas fue Abu Zubaydah, sospechoso de ser uno de los principales miembros del grupo que participó en los atentados del 11 de septiembre de 2001, y luego se practicaron con las demás personas aseguradas durante días y en ocasiones por semanas.

 

pmba

Tags: