8 malas prácticas que hacemos al ducharnos

Antonio H. Díaz

06:30 | Martes 04 de Abril 2017

Abusar del jabón y la ducha más de una vez al día

Si eres de los que se duchan dos veces al día usando siempre jabón para estar limpio estas cometiendo un grave error, pues el jabón además de remover suciedad removerá la grasa de nuestra piel que sirve como un manto de protección.

Foto: Pixabay
0
Lavarse la cara en la ducha

Seguro es una práctica habitual, pero expertos en cuidado de la piel indicaron al Daily Mail, que esto puede ser poco benéfico pues tanto la presión del agua como si está es caliente hacen más daño a la piel y poros de nuestro rostro. Lo recomendable sería lavar la cara con una jícara de agua.

Foto: Pexels
1
Esponjas vegetal y sintéticas

El uso de estas para limpiar nuestra piel puede resultar nuestro peor error. Una mala higiene y ventilación de estas, así como su constante uso y falta de cambio por un largo periodo hará que estos objetos acumulen todo un cultivo de bacterias y moho el cual estaríamos restregando por nuestro cuerpo y partes íntimas, pensando que estamos haciendo un bien, pero en realidad es todo lo contrario.

Foto: Wikimedia Commons
2
Navaja de afeitar

Otro de los utensilios de baño que usamos de forma constante durante una ducha es la navaja para afeitarse, pero sin el correcto cuidado esta herramienta literalmente puede ser un “arma de doble filo” además de poder cortarnos, esta pieza puede acumular piel muerta y si no se hacen cambios frecuentes de la misma tendremos el mismo efecto que las esponjas. Además no permitir la correcta aireación y limpieza de las cuchillas también crearán el ambiente perfecto para las bacterias.

Foto: Wikimedia Commons
3
Lavado de los pies

Hay quienes piensan que al dejar caer jabón y restregar los pies contra el suelo estamos dando ya un aseo a nuestros pies, pero contrario a ello, aunque sea en el hogar, frotar los pies en el suelo puede derivar en la infección por onicomicosis.

Foto: Wikimedia Commons
4
Shampoo para el cabello

El uso excesivo de estos productos harán más mal que bien, si eres de los que aplicas grandes dosis de shampoo a tu cabeza o repites la operación dos o tres veces estas cometiendo un grave error. Los shampoos contienen surfactantes que no solo lavan la suciedad, sino que retiran el exceso de grasa e impurezas, pero cuando exageras en la dosis lograrás quitar todo el cebo del cabello esencial para la humedad natural de nuestro cuero cabelludo. Además el uso incontrolado de shampoo puede hacer que tu cabello se reseque. Se recomienda usar una dosis pequeña una sola vez en la ducha, aunque se recomienda que la gente con el pelo normal no debe repetir el uso de shampoo más de dos veces a la semana. Si ya tienes el cabello seco, no lo uses más de una vez a la semana.

Foto: MaxPixel
5
Acondicionador

Otro de los malos hábitos es usar acondicionador después de lavar el cabello, aplicándolo directamente al cuero cabelludo como si se tratara de shampoo. Esto es un error, pues el acondicionador debe usarse exclusivamente en las puntas del cabello. Hacer lo contrario derivará en un aumento de la grasa en la cabeza y pérdida de cabello.

Foto: Wikimedia Commons
6