La leyenda urbana del piso número 13

Rebeca Gómez

07:07 | Martes 15 de Septiembre 2015

La mayoría de los hoteles en los Estados Unidos no cuentan con un piso “trece” , han sucumbido a la famosa triskaidekaphobia o sea a la superstición o miedo a todo aquello relacionando al número decimotercero
Especial
Supuestas apariciones fantasmales y actos inexplicables han sido documentados en algunos hoteles

Para muchos el viernes o martes 13 es un día de mal suerte y de terror, para otros no fue coincidencia que la princesa Diana muriera en el pilar trece del túnel de Pont de l’Alma o que el desastre de la nave espacial Columbia ocurriera en el viaje 113 de la nave.

Para los hoteleros el no incluir un piso trece, simple y sencillamente es una estrategia para no perder a los huéspedes supersticiosos.

En el 2007 USAToday publicó la información recabada por una encuesta de Gallup en relación al tema del piso 13 y el 13% de los participantes confesaron que si les asustaba el piso 13. J.W. Marriott Jr. cuenta que es una de las primeras cosas que aprendió en su vida; no ir al piso 13. Algunos hoteles antiguos si tiene un piso 13, como el Palmer House Hilton, una propiedad en Chicago con 140 años de edad. A unas cuantas cuadras del Palmer House Hilton se encuentra el Hotel Bumham con 105 años y no cuenta con piso 13, del 12 se va al 14, al parecer ya nadie se da cuenta de ello. Sin embargo, el muy nuevo Virigin Hotel en Chicago tiene piso 13 y hasta el momento nadie se ha quejado cuando les asignan un cuarto ahí.

Dilip Rangnekar de Otis Elevators estima que el 85% de los edificios con elevador no tienen piso 13. Muchos usan la M que es la letra número 13 del alfabeto para nombrar el piso 13 y lo usan como un Mechanical Level o mezannie.

A principios de 1940 el edificio que alberga ahora La famosa Casa Embrujada del piso 13 en la ciudad de San Antonio, operó brevemente como un hotel para los pasajeros que viajan dentro y fuera de la estación de la puesta del sol o Sunset Station. 

La leyenda cuenta que, un grupo de niños de la escuela llegó a la estación del tren en la ruta a su destino al sur de San Antonio. Por cuestiones del clima el conductor del autobús que había de llevarlos el resto del camino decidió que sería mejor si esperaban hasta la mañana para completar su viaje. Se registraron en el hotel y a la mañana siguiente, la lluvia había cesado, el conductor del autobús y los niños siguieron su camino.

Justo al sur de la ciudad de San Antonio, un tren se movía rápidamente por las pistas, cuando el conductor vio un autobús escolar detenido en su camino sobre las vías. Frenético sonó el silbato del tren, la enorme maquina rápidamente avanzó hacia el autobús escolar, incapaz de parar a tiempo. Diez niños perdieron la vida ese trágico día. Cuenta la leyenda que siguen acosando la zona, incluyendo el hotel donde pasaron su última noche, para proteger a los demás de un destino similar.

También te puede interesar

Captan a empleados del aeropuerto robando del equipaje

15 y 16 de septiembre en Boston

Tags: