¿Tienes un hijo favorito? La ciencia dice que sí