Céline Dion se desnuda y posa de forma atrevida a sus 49 años

Antonio H. Díaz

14:53 | Miércoles 05 de Julio 2017

La estrella presumió su cuerpo muy bien conservado
A lo largo de su carrera, Céline Dion ha sabido ser una estrella conservadora, más centrada en el canto que en el escándalo. Pocas veces son las que esta diva ha presumido su cuerpo, y aún cuando lo hace, tiene elegancia y gracia para mostrarlo. (Foto: EFE)
0
La canadiense tiene hoy 49 años de edad, no obstante, conserva una muy bien torneada figura, producto de dieta y ejercicio diario. Desde 2003, Céline ha sido parte de los espectáculos de Las Vegas. (Foto: EFE)
1
En octubre del año pasado, la cantante tuvo el honor de lograr su espectáculo número 1,000. (Foto: EFE)
2
De marzo de 2003 a diciembre de 2007, la cantante realizó espectáculos casi sin descanso, luego tomó un descanso de tres años y volvió a la escena en 2011, por lo que a esta fecha estaría sumando ya 10 años de inigualables shows. (Foto: EFE)
3
(Foto: EFE)
4
(Foto: AFP)
5

La cantante Céline Dion demostró que no hay edad que ponga un límite para hacer cualquier cosa por más atrevida que sea. A sus 49 años la canadiense se decidió a posar al desnudo.

La estrella presumió su cuerpo muy bien conservado a través de la famosa revista de moda Vogue, la cual, a su vez, compartió en su cuenta de Instagram la imagen que causó revuelo en las redes.

Atrevida, Céline se posa sobre una silla de madera, algunas de sus prendas de vestir se encuentran desperdigadas por el pasillo y ella simplemente deja ver su desnudez, claro, cubriendo su intimidad con sus propias manos y piernas.

No te pierdas esto 

Tienen más de 40 y lucen mejor que nunca
Estas celebridades se enorgullecen de su edad y viven su punto máximo de belleza

De acuerdo con una reflexión publicada por la revista, Céline Dion ha quedado al desnudo después de una ardua jornada de trabajo en sus espectáculos en Las Vegas, mismos en los que ha usado durante 5 años prendas “de alta costura” elaboradas por Armani Prive, Schiaparelli, Giambattista Valli, Versace, entre otros.

"La ropa me sigue, yo no sigo la ropa", explica la estrella ante esta imagen para la revista.

"Actúa como mínimo dos horas cada noche, cinco o seis a la semana bailando y gesticulando sin descanso con piezas hechas a mano, diseñadas solamente para caminar sobre una pasarela o una alfombra", explica la revista.

Esto te puede interesar 

Pese a tragedias, Céline Dion continúa con el show
Su voz y sus fans son los elementos que le han permitido seguir adelante, enfrentando una pérdida tras otra

 

Here's a little naked fact to ponder while Celine Dion changes looks between shows: for the past five years she has worn haute couture near exclusively for her own performances (in Las Vegas and on her current "mini-tour" of Europe). She performs a minimum two hours a night, five or six nights a week, dancing and curtseying and generally gesticulating sans abandon, in handmade, hand-beaded delicacies designed solely to walk a catwalk or a carpet (and often with handlers). For Celine's orders, the houses send teams to Nevada for typically three fittings, before the garments are ultimately finished in her local, private atelier. Armani Prive, Schiaparelli, Giambattista Valli, Versace...only a partial list. Everyone, basically. In Vegas, Velcro panels are added to allow for her ribcage to expand or for a quick outfit change. Micro straps of elasticized chiffon prevent a slit from becoming a sloppy situation mid-squat. Shoes—always heels, never platforms—are ordered one size smaller (she is normally a 38) and refitted with metal shanks. Says Celine, "We have to make haute couture industrial." And, more enigmatically: "The clothes follow me; I do not follow the clothes." Which is to say: the haute couture, with all its fragility and handcraft, has to perform professionally for Ms. Dion. And privately as well. Years ago, Celine bought a classic little black dress from the Christian Dior atelier when the house was overseen by John Galliano. It is simple, falling to mid calf, and narrow as can be with just a hint of stretch. It requires a minimum of jewelry, a statement bracelet or perhaps one of the major diamond rings she designed with her late husband Rene Angelil: two pear cuts set in a wide pave band, or two hearts of diamond and emerald abstractly interlocking, on a cushion of yet more diamonds. This LBD forces you to walk one foot in front of the other. This is a dress Celine knows well and clearly loves, the simplest evocation of the private luxury of couture and the total antithesis of the red carpet hoopla that attends the union of fashion and celebrity. It is also the dress she wore to Rene's funeral. #CelineTakesCouture Photo by @sophfei.

Una publicación compartida de Vogue (@voguemagazine) el

Tags: