Melissa, ruda y puma

Redacción

15:55 | Martes 22 de Agosto 2017

CIUDAD DE MÉXICO, agosto 22 (EL UNIVERSAL).- Los pasillos de la UNAM son como su segunda casa. Ahí se la vive, lo mismo estudia que entrena, lucha, levanta pesas y roba suspiros. Se llama Melissa, es ruda por naturaleza, pero con una sonrisa que doblega a cualquiera.
"La primera vez que entrené fue en un lugar donde sólo era lucha femenil y no me gustaba, hasta que entrené con hombres estuve a gusto", indicó.
Furia Azteca fue su primer maestro, pero el evento de Triplemanía XXI cambió su destino: "Era muy aficionada a Heavy Metal. Esa ocasión perdió y llena de dolor burlé toda seguridad para acercarme a él. Desde entonces me ayudó a crecer hasta lograr lo que he alcanzado".
"Empecé a los 18 años con máscara, pero bastaron unas ocasiones para darme cuenta de que no iba conmigo. Me encanta la máscara, pero no ha llegado la inspiración para tener esa otra parte en mi vida".
La UNAM le dio sentido a su sueño de otra forma: "Entré al powerlifting como complemento a mi pasión, que es la lucha libre. Pero encontré un mundo tan hermoso que ya nadie me saca de aquí. Empecé a entrenar a los 15 años. Al igual que la lucha libre, requiere de mucha dedicación, pero cuando descubres lo mucho que te puede dar se olvida todo, es como un desahogo".
BUENA PA’LAS CUENTAS. Su lado más serio está en las aulas. Ahí empieza su día. Estudia el quinto semestre de Contaduría, de siete a una de la tarde; después, entrena pesas y tres veces a la semana practica lucha libre con el profesor Romano García.
"Llegué con él en busca de transformarme en una verdadera luchadora. Me ha ayudado en la faceta de soltarme más con la gente, me siento más segura de lo que hago. Su experiencia habla por sí sola", valora.
Sueña con luchar en la arena México: "Es difícil para una mujer, pero si sabes hacer tu trabajo llegan las oportunidades. Estoy agradecida con quien me ha abierto las puertas, pero lo que ha llegado a mí ha sido gracias a mi trabajo".
Poderosa
El 5 de agosto pasado salió campeona en el nacional de levantamiento de potencia, en la categoría de 56 kilos. Además de ganar el segundo nacional en peso muerto. "Fue una competencia muy dura pero como equipo nos apoyamos muchísimo y trajimos cinco primeros lugares, tres segundos y dos terceros".
Entérate:
Tiene 20 años, pero su pasión por la lucha libre y el powerlifting la han hecho madurar muy rápido.