Crean chip que regenera órganos y cura heridas graves

Ximena Cassab

07:03 | Lunes 04 de Septiembre 2017

Los proyectos de salud cada vez son más ambiciosos e incluso en algunos casos sus resultados pueden parecer irreales
Especial

Un equipo de científicos de la Escuela Médica Wexner, de la Universidad Estatal de Ohio y del Colegio de Ingeniería de la Universidad de Ohio, en Columbus, Estados Unidos, diseñaron un chip que regenera órganos dañados y sana las heridas graves.

Se denomina nanotransfección de tejidos (TNT). Esta tecnología de regeneración de tejidos está basada en un pequeño dispositivo que se coloca sobre la superficie de la piel y a través de un campo eléctrico intenso y enfocado permite entregar genes a las células de la piel, para después convertirlas en diferentes tipos de células. El chip lleva un código genético en forma de ADN o ARN, ya que éste cambia la estructura y función de las células.

Aunque no lo creas, el chip cambia la función celular del organismo de una manera no invasiva porque utiliza un tipo de nanotecnología capaz de reprogramar células adultas vivas en cualquier otra clase de célula necesaria para el tratamiento médico. ¿Cuánto tarda este procedimiento? Menos de un segundo, ya que solamente hay que tocar el chip, una vez puesto sobre la piel

Según la revista Nature Nanotechnology, el equipo de científicos utilizó esta técnica en ratones con piernas donde se habían cortados sus arterias, previniendo el flujo sanguíneo a través de la extremidad. El chip se puso en la piel de los roedores y se aplicó un campo eléctrico para activar los cambios en la membrana de las células

“Usando nuestra nueva tecnología de nanochip, los órganos dañados o comprometidos pueden ser reemplazados. Hemos demostrado que la piel es una tierra fértil donde podemos cultivas los elementos de cualquier órgano que está disminuyendo”, explicó Chandan Sen, del Centro del Estados de Ohio, quien fue el líder durante el trabajo. 

Como resultado, los científicos descubrieron que eran capaces de convertir las células de la piel directamente en células vasculares y el efecto se extendía en toda la extremidad generando así una nueva red de vasos sanguíneos. Tras una semana, se percataron de la existencia de nuevos vasos, y tras 14 días, regresó el flujo sanguíneo a través de toda la pierna

La tasa de éxito en las pruebas de experimentación fue del 98%. Un resultado bastante esperanzador. El próximo año se iniciarán los primeros ensayos con seres humanos