Clasifican como desorden mental la adicción a los juegos de video

Alfredo Avalos

07:03 | Martes 19 de Junio 2018

La Organización Mundial de la Salud afirma que la adicción a los videos juegos podría ser semejante a la adicción a las drogas
Gaming
Max Pixel

Muchos padres lo saben, cuando sus hijos se quedan pegados al sillón jugando juegos de video, estos parecen estar bajo la influencia de “heroína digital” son incapaces de hacer otra cosa que ganar batallas en la pantalla.

Ahora la Organización Mundial de la Salud les da la razón y acaba de acuñar un nuevo término para definir a los adictos a los juegos de video, estos padecerían de un “desorden del juego” (gaming disorder). Es como han llamado a la condición incluida en la onceava edición de la Clasificación Internacional de Enfermedades.

Para incluir este nuevo desorden en la lista de enfermedades, los investigadores identifican tres características en el desorden semejantes a la adicción a las sustancias.

Los adictos al juego de video anteponen esta actividad a otras importantes, están pierden importancia.

No tienen control de su conducta, aun cuando sufren consecuencias negativas, continúan jugando.

También enfrentan estrés y problema personales, familiares, sociales, de educación y ocupacionales.

No te pierdas 

Las mejores apps y videojuegos creados por mujeres
En la industria tecnológica aún hay más hombres que mujeres, pero ellas se abren paso con estas creaciones.

El impacto es real e incluso pueden acarrear problemas para dormir, dietéticos y deficiencia en la actividad física.

En general, las características principales de este desorden son muy similares a la adicción a las sustancias y a los juegos de azar.

Pero de acuerdo con Anthony Bean, terapeuta de The Telos Project, este tipo de definiciones abren la puerta a que cualquier cosa pueda ser considerada una enfermedad. Ver demasiada televisión, mucho futbol etc.

También lee 

Videojuegos podrían mejorar la salud de adultos mayores
Súper Mario puede ser benéfico para el cerebro. Investigadores de Montreal revelan por qué.

Tags: