Jurisdicción del campeón

Redacción

06:00 | Jueves 11 de Mayo 2017

MONTERREY, NL., mayo 11 (EL UNIVERSAL).- Era tan sencillo pronosticarlo. Si Tigres se metía a la Liguilla, se convertiría en una bestia indomable. Rayados lo supo este miércoles por la noche. Los felinos golearon 4-1 a su máximo rival y se enfila a las semifinales del Clausura 2017.
Hambre de un equipo que navegó en la mediocridad durante la mayor parte del torneo, pero que en la recta final piso, un poquito, el acelerador. Lo suficiente para devorarse a goles al Monterrey.
Y apenas fue la ida.
No podía ser otro hombre. Tampoco era difícil descifrar al héroe de la escuadra universitaria: André-Pierre Gignac. Pero se añadió otro, Jesús Dueñas. Ambos lograron un doblete en “El Volcán”.
El volante tigre mató anímicamente la serie. Monterrey había descontado a 3-1, mediante una anotación de José María Basanta (91’). Pero Dueñas, en la siguiente jugada marcó el cuarto para la escuadra local. Resultado lapidario.
“Hay que jugar con la desesperación de Rayados para la vuelta. Hay que ir con humildad. Lo bueno de la victoria es que el rival no se va a encerrar y hacer fuerte en casa”, declaró el felino.
Gignac abrió el marcador con un mal rechace del guardameta Hugo González (20’). Justo antes del final del primer tiempo, Dueñas amplió (46’). Desazón e incertidumbre en el conjunto albiazul.
Rayados sufrió por no encontrar la manera de maniatar a los Tigres, ni encontrar la ruta para hacerle daño a Nahuel Guzmán.
André-Pierre puso el tercero, mediante una palomita al 68’. El estadio Universitario coreaba ya el triunfo, porque Monterrey tenía síntomas de morir pronto.
Mas la anotación de Basanta parecía darle luz a Rayados, de cara a la vuelta. El 3-1 no le parecía mal a la visita. No obstante, Dueñas los mató con un golazo al ángulo, prácticamente en la última jugada del encuentro (93’).
Monterrey está desahuciado por la pegada de los Tigres.
El trámite del clásico norteño le dio la razón a Antonio Mohamed, técnico rayado. En la fase regular comentó que tenía cierto recelo en enfrentar a los Tigres.
Le generaba dudas el supuesto mal momento que vivía la institución de la UANL.
No falló su pronóstico. Tigres se devoró a Rayados, los dejó heridos de muerte.
LA FIGURA.
Jesús Dueñas marcó dos anotaciones y puso el servicio en uno de los goles firmados por André-Pierre Gignac.
EL ERROR.
Hugo González no despejó bien el esférico y lo dejó para el ariete francés, quien no tuvo problemas para abrir el marcador.
LA POLÉMICA.
El árbitro César Ramos no marcó penalti en un claro empujón de Javier Aquino sobre Rogelio Funes Mori.