'Aprender' a discutir; la clave de las pareja más felices

Todas las parejas discuten, pero la Universidad de Tennessee apunta el factor que distingue a las más felices

claves de las parejas felices
Adobe
Bienestar 19/09/2019 15:28 Diana Espinoza Actualizada 17:58
X

Las discusiones de pareja son inevitables. Incluso los matrimonios que parecen más felices pelean sobre los mismos temas que los más infelices: hijos, dinero, suegros e intimidad. Pero, ¿cómo logran superarlo los primeros? 

Un estudio del Laboratorio de Relaciones y Desarrollo de la Facultad de Educación, Salud y Ciencias Humanas en la Universidad de Tennessee en Knoxville tiene la clave. 

Amy Rauer, autora principal de la investigación, anota que las parejas felices tienden a adoptar un enfoque de solución de conflictos al reñir. 

Tras estudiar el comportamiento de 121 parejas heterosexuales, los investigadores hallaron que las más felices discuten temas que pueden solucionarse y ofrecen argumentos claros. Por ejemplo, la distribución de las tareas domésticas o cómo pasar el tiempo libre.

Recomendamos 

“Estas parejas rara vez optan por discutir sobre temas que son más difíciles o imposibles de resolver. Esta decisión estratégica puede ser una de las claves para su éxito matrimonial. Centrarse en los problemas perpetuos y más difíciles puede socavar la confianza en la relación”, anota Rauer. 

Al dar solución a sus problemas, tienen la confianza para abordar temas más delicados. 

Durante el estudio se observaron a dos muestras de parejas: 57 tenían alrededor de 30 años y habían estado casados ​​un promedio de nueve años; 64 de las parejas tenían poco más de 70 años y habían estado casados ​​un promedio de 42 años.

Sin importar la edad, los problemas más graves fueron: la intimidad, el ocio, el hogar, la comunicación y el dinero. Calificaron como “menos serios” los celos, la religión y la familia. 

Las parejas que se enfrascan en problemas de más difíciles, que escapan de sus manos, o sin solución son infelices. Por ejemplo, intimidad, infidelidad y problemas de salud. 

“Dado que estos problemas tienden a ser más difíciles de resolver, es más probable que conduzcan a una menor felicidad matrimonial o la disolución de la relación, especialmente si las parejas no han acumulado éxitos anteriores para resolver otros problemas matrimoniales. También hacen que la pareja se sienta vulnerable o avergonzada”, dijo Rauer.

En otras palabras, Amy Rauer sugiere que las parejas deben aprender a discutir: diferenciar los problemas que tienen solución de los que no la tienen. Saber elegir las batallas. 

La Universidad de Tennessee reportó que las parejas más duraderas dijeron que han aprendido a no enfrascarse en temas pasados o que “no valen la pena”. Por supuesto, es indispensable no llegar a la violencia físca o verbal. 

Lee 

Google News - ViveUSA
 
 
viveusa logo
Newsletter

Recibe en tu correo las noticias más destacadas para viajar, trabajar y vivir en EU

Al registrarme acepto los términos y condiciones