'Aprender' a discutir; la clave de las pareja más felices

Diana Espinoza

15:28 | Jueves 19 de Septiembre 2019

Todas las parejas discuten, pero la Universidad de Tennessee apunta el factor que distingue a las más felices
claves de las parejas felices
Adobe

Las discusiones de pareja son inevitables. Incluso los matrimonios que parecen más felices pelean sobre los mismos temas que los más infelices: hijos, dinero, suegros e intimidad. Pero, ¿cómo logran superarlo los primeros? 

Un estudio del Laboratorio de Relaciones y Desarrollo de la Facultad de Educación, Salud y Ciencias Humanas en la Universidad de Tennessee en Knoxville tiene la clave. 

Amy Rauer, autora principal de la investigación, anota que las parejas felices tienden a adoptar un enfoque de solución de conflictos al reñir. 

Tras estudiar el comportamiento de 121 parejas heterosexuales, los investigadores hallaron que las más felices discuten temas que pueden solucionarse y ofrecen argumentos claros. Por ejemplo, la distribución de las tareas domésticas o cómo pasar el tiempo libre.

Recomendamos 

Memoria episódica, ¿qué es y cómo funciona?
Esta memoria ayuda a ‘viajar en el tiempo’ para recordar episodios de la vida con detalles vívidos

“Estas parejas rara vez optan por discutir sobre temas que son más difíciles o imposibles de resolver. Esta decisión estratégica puede ser una de las claves para su éxito matrimonial. Centrarse en los problemas perpetuos y más difíciles puede socavar la confianza en la relación”, anota Rauer. 

Al dar solución a sus problemas, tienen la confianza para abordar temas más delicados. 

Durante el estudio se observaron a dos muestras de parejas: 57 tenían alrededor de 30 años y habían estado casados ​​un promedio de nueve años; 64 de las parejas tenían poco más de 70 años y habían estado casados ​​un promedio de 42 años.

Sin importar la edad, los problemas más graves fueron: la intimidad, el ocio, el hogar, la comunicación y el dinero. Calificaron como “menos serios” los celos, la religión y la familia. 

Las parejas que se enfrascan en problemas de más difíciles, que escapan de sus manos, o sin solución son infelices. Por ejemplo, intimidad, infidelidad y problemas de salud. 

“Dado que estos problemas tienden a ser más difíciles de resolver, es más probable que conduzcan a una menor felicidad matrimonial o la disolución de la relación, especialmente si las parejas no han acumulado éxitos anteriores para resolver otros problemas matrimoniales. También hacen que la pareja se sienta vulnerable o avergonzada”, dijo Rauer.

En otras palabras, Amy Rauer sugiere que las parejas deben aprender a discutir: diferenciar los problemas que tienen solución de los que no la tienen. Saber elegir las batallas. 

La Universidad de Tennessee reportó que las parejas más duraderas dijeron que han aprendido a no enfrascarse en temas pasados o que “no valen la pena”. Por supuesto, es indispensable no llegar a la violencia físca o verbal. 

Lee 

Canadá registra primera hospitalización por vapeo
Autoridades de Ontario reportan que se trata de un joven que fumaba diario y ahora presenta una enfermedad respiratoria severa

Tags: